Mujer saudí se prepara en una autoescuala para conducir
Mujer saudí se prepara en una autoescuala para conducir - EFE

Las mujeres saudíes comenzarán a conducir este domingo

Arabia Saudí prepara a las primeras inspectoras de accidentes de tráfico para responder a los incidentes que se produzcan con mujeres conductoras

Actualizado:

El 24 de junio se levanta el veto que prohibía a las mujeres conducir en Arabia Saudí.

Esta medida viene acompañada del entrenamiento a un grupo de 40 mujeres, contratadas por la empresa privada «Najm», que este jueves participaban en el acto de «graduación» en Riad, la capital. Todas ellas vestían abayas negras, el vestido tradicional que cubre todo el cuerpo, y la mayoría llevaban las caras cubiertas con el niqab mientras hacían fila para recibir sus diplomas.

El cometido de estas mujeres será responder a los incidentes que se produzcan con mujeres conductoras. Serán llamadas al lugar del accidente cuando uno de los implicados esté asegurado, no en los que haya heridos, y cuando al menos una de las partes sea una mujer, según explica el responsable de comunicación de «Najm», Maha al Shneifi. Sin embargo, aún tienen que terminar su formación y no es seguro el número de mujeres inspectoras serán contratadas en los próximos años, ya que dependerá de la demanda.

Tampoco está claro cómo estas mujeres se moverán en un entorno mixto, en un país donde las estrictas normas de separación entre hombre y mujeres normalmente impiden interactuar con varonas que no sean familiares.

El Ministerio del Interior se ha estado preparando para el domigo, abriendo autoescuelas, fijando lugares para que las mujeres puedan convalidar sus permisos de conducir extranjeros y para las mujeres que cometan alguna infracción están acondicionando celdas para mujeres, pero hasta que estén listas permanecerán en centros de detención juvenil.

Esta es una de las reformas sociales que el príncipe heredero, Mohamed bin Salam, está impulsando en Arabia Saudí, junto con las medidas en el plano económico para poner fin a la dependencia en las exportaciones de petróleo. Estos cambios están siendo apoyados por la mayor parte de la juventud saudí, pero muchos nacionales están preocupados por que los cambios se están produciendo demasiado rápido y temen que puedan provocar una respuesta negativa por parte de los religiosos conservadores

Además, la apertura social se ha visto acompañada de una represión contra la disidencia, incluido el arresto en el último mes de más de una decena de activistas que anteriormente habían hecho campaña por el derecho a conducir de las mujeres.

El rey Salmán decretó el fin de la prohibición de conducir para las mujeres, única en el mundo, el pasado mes de septiembre, y dio al Gobierno nueve meses para preparar la introduccion de las mujeres conductoras en las carreteras del país, que figuran entre las de mayor siniestralidad del mundo.

En enero el rey también autorizó la entrada a estadios de fútbol a las mujeres que quisieran disfrutar del deporte, aunque separadas de los hombres en gradas diferentes, en las llamadas «secciones femeninas».

A pesar de estas medida, aún son bastantes cosas que las mujeres saudiés aún no pueden hacer, como divorciarse, sacar el pasporte, abrir una cuenta bancaria o salir a la calle sin velo o con exceso de maquillaje.