Rosa Maria Da Cruz intentó que su pareja no supiera de la existencia de la bebé
Rosa Maria Da Cruz intentó que su pareja no supiera de la existencia de la bebé - AFP

Condenan a la mujer que escondió durante casi dos años a su hija dentro del maletero de su coche

Rosa-Maria Da Cruz fue condenada a 5 años de prisión por el cargo de negligencia causante de discapacidad mental

MadridActualizado:

Durante 23 meses, Rosa-Maria Da Cruz escondió a su bebé Séréna entre el maletero de su coche lleno de gusanos y en un cuarto sin uso de su casa cercana a la localidad de Brive-la-Gaillarde, en el suroeste de Francia, según ha informado la BBC.

La bebé fue encontrada en 2013 cuando tenía entre 15 y 23 meses de edad. Hoy, la niña de 7 años sufre de una discapacidad y tiene rasgos autistas, que fueron causados por privación sensorial, según los expertos que la examinaron. La niña, que no habla ni socializa, está en un orfanato.

Al parecer Da Cruz, de 50 años y originaria de Portugal, intentó que su pareja y otros tres hijos no supieran de la existencia de Séréna. Por estos hechos, Da Cruz ha sido condenada por el cargo de negligencia causante de discapacidad mental.

Séréna fue hallada en 2013 por Guillaume Iguacel, un mecánico que escuchó ruidos mientras reparaba el coche de Cruz. Al abrir el maletero el hombre encontró a la niña rodeada de excremento. Estaba sucia, deshidratada y pesaba la mitad del que debía ser su peso normal.

«Había un olor horrible, olía a muerte dentro del coche», dijo Iguacel. «Encontrar a la bebé en este estado es inimaginable».

Entre las evidencias que se llevaron al juicio estuvo una silla llena de orina y excremento
Entre las evidencias que se llevaron al juicio estuvo una silla llena de orina y excremento - AFP

Por su parte, Domingos Sampaio Alves, pareja de Da Cruz, dijo que nunca supo de la existencia de Séréna. «No se por qué ella hizo esto», dijo Sampaio ante la corte y agregó que Da Cruz había sido una «buena madre» con sus otros hijos, de 9, 14 y 15 años.

Da Cruz dijo ante la corte que no era capaz de explicar sus acciones. Durante el juicio, que duró cinco días, un pediatra describió a sus otros tres hijos como «perfectamente criados».

Un grupo de psiquiatras, por su parte, dijo que Da Cruz era emocionalmente inmadura pero «no psicótica, manipuladora o perversa».

Los abogados defensores argumentaron que ella mostraba «una negación del embarazo», ya que, según ellos, ella nunca aceptó el hecho de tener un cuarto hijo. También se supo que inicialmente Da Cruz tampoco le reveló dos de sus anteriores embarazos a su pareja.

Da Cruz fue condenada a 5 años de prisión, pero 3 de ellos le fueron suspendidos. Según la corte, esta sentencia le permitirá educar a sus otros tres hijos. El juez también ordenó que se le retirara permanentemente la patria potestad sobre Séréna. Da Cruz será monitoreada por servicios sociales durante 5 años y recibirá tratamiento psiquiátrico.