Mollie Tibbetts (izquierda) fue presuntamente asesinada por Christian Bahena Rivera (derecha)
Mollie Tibbetts (izquierda) fue presuntamente asesinada por Christian Bahena Rivera (derecha)

La muerte de una estudiante a manos de un «sin papeles» reabre el debate de la inmigración en EE.UU.

Partidarios de Donald Trump aluden a la procedencia del asesino mientras la familia pide no politizar el suceso

MadridActualizado:

El secuestro y asesinato de una joven de 20 años en Brooklyn (Iowa) ha reabierto el debate de la inmigración ilegal en Estados Unidos. El suceso, ocurrido a mediados de julio, ha encendido el enfrentamiento entre quienes opinan que el aumento de personas indocumentadas es sinónimo de delincuencia e inseguridad. Sin embargo, es la propia familia de la víctima quien pide no politizar el suceso.

El 18 de julio, Mollie Tibbetts salió de casa de su novio para correr un rato por los alrededores. Nada más se supo hasta el pasado martes, cuando el cuerpo de la joven apareció en unos maizales al sureste de Brooklyn. La policía llegó allí gracias al testimonio del principal sospechoso, Christian Bahena Rivera, un mexicano sin papeles de 24 años. Una cámara de vigilancia localizó su coche cerca de donde se perdió la pista de Mollie Tibbetts y esto aceleró la resolución del caso.

Mollie Tibbetts estudiaba psicología, había ganado algún concurso de oratoria y era aficionada al «running». Era una joven de futuro prometedor y su muerte ha consternado a todo el municipio, reabriendo además el debate de la inmigración ilegal.

Aunque hay estudios que aseguran que la presencia de «sin papeles» no es sinónimo mayor delincuencia, este suceso ha encendido el ánimo de quienes asociación ilegales con crimen e inseguridad. Candace Owens, una líder de opinión de ideas conservadoras, dejó un mensaje en Twitter tras la muerte de Mollie Tibbetts:

«Los izquierdistas boicotearon, gritaron y lloraron cuando los inmigrantes ilegales se separaron temporalmente de sus padres. ¿Qué van a hacer por Mollie Tibbetts? ¿Qué hicieron por Kate Steinle? Ellas nunca volverán a ver a sus padres».

Este mensaje, que cuenta con decenas de miles de reacciones, ha sido rechazado un miembro de la familia de Mollie Tibbetts, que además ha respondido con dureza a las palabras de la opinadora: «Hola, soy un miembro de la familia de Mollie y no tenemos la mente tan pequeña como para generalizar sobre un población entera basándonos en algunos malos individuos. Ahora, deja de ser una maldita serpiente y de usar a mis primos como propaganda política. Saca su nombre de tu boca».

Mientras tanto, el cuerpo de Mollie Tibbetts sigue a la espera de la autopsia, que se realizará hoy. De confirmarse la participación en el crimen de Christian Bahena Rivera, recluido en la cárcel de Poweshiek, podría ser condenado a cadena perpetua.