El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed
El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed - ETV

Matan al jefe del Estado Mayor de Etiopía en un fallido golpe de Estado regional

El presidente de Amhara y su asesor también fueron asesinados en otro ataque

Corresponsal en JohannesburgoActualizado:

El Gobierno de Etiopía aseguró haber abortado un intento golpista en el estado norteño de Amhara, que buscaba desestabilizar el país. A resultas de dos ataques perpetrados por un general, murieron el jefe del Estado Mayor del Ejército de Etiopía y el presidente de la región. La oficina del primer ministro, Abiy Ahmed, confirmó el domingo que la situación «estaba bajo control del gobierno federal en colaboración con el gobierno regional».

La noche del sábado el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Etiopía, Seare Mekonnen, y un general retirado fueron asesinados a tiros en la casa del primero en Adís Abeba por su guardaespaldas, quien fue detenido. En un ataque separado pero vinculado fueron asesinados el presidente del estado de Amhara y aliado del primer ministro, Ambachew Mekonnen, y uno de sus consejeros; el fiscal general del Estado resultó herido en la capital regional de Bahir Dar.

Abiy Ahmed señaló como máximo responsable de las muertes y del intento de golpe al general Asamnew Tsige, jefe de seguridad del estado de Amhara, una de las nueve regiones autónomas de Etiopía. Asamnew, encarcelado por un presunto complot golpista en 2009 y liberado el año pasado tras de recibir una amnistía, se ha fugado y se encuentra en paradero desconocido, según la agencia France Presse (AFP). El tiroteo en Bahir Dar, a unos 500 kilómetros al noroeste de Adís Abeba, ocurrió cuando Mekonnen estaba celebrando una reunión para decidir cómo detener el reclutamiento de milicias por parte de Asamnew, según recogió Reuters.

Abiy, que asumió el cargo hace poco más de un año, ha emprendido reformas sin precedentes como firmar la paz con Eritrea tras 20 años de conflicto, la reorganización de los servicios militares y de inteligencia y la liberación de presos políticos. Asimismo, ha procesado a los funcionarios acusados de graves abusos contra los derechos humanos. Sin embargo, estas medidas han aumentado las tensiones entre las distintas etnias del país.

Etiopía es el segundo país más poblado de África y una de las economías con mayor crecimiento de la región.