Billy Graham, en una imagen de 2010, junto a George W. Bush
Billy Graham, en una imagen de 2010, junto a George W. Bush - Reuters

Muere Billy Graham, el «reverendo de los presidentes» que sacó del alcoholismo a George Bush

El pastor cultivó la amistad con todos los inquilinos de la Casa Blanca desde Harry Truman

El demócrata Bill Clinton le pidió consejo tras el escándalo de Monica Lewinsky en 1996

WASHINGTONActualizado:

El «televangelista» Billy Graham, conocido como el «pastor de los presidentes» y de Estados Unidos, falleció ayer a los 99 años dejando como herencia una larga trayectoria de ayuda a varios de los hombres más poderosos del planeta. Mientras estuvo próximo a la Casa Blanca, Graham prestó asistencia en momentos críticos a personalidades que van desde Bill Clinton a George W. Bush.

Tras los atentados del 11 septiembre de 2001, Graham fue el encargado de ofrecer el discurso principal en la Catedral de Washington en el llamado «Día Nacional de Oración y Recuerdo».

Conocido por sus programas de televisión, Graham obtuvo el apelativo de « reverendo de los presidentes» por haber cultivado amistad con todos los inquilinos de la Casa Blanca desde Harry Truman (1944-1953), sin importar que fueran demócratas o republicanos. Entre sus «peregrinos» estuvieron Bill Clinton y George W. Bush. El primero acudió a él tras el escándalo con Monica Lewinsky y el segundo pidió su ayuda para acabar con sus problemas con el alcohol.

Billy Graham, con el presidente Obama, en febrero de este año
Billy Graham, con el presidente Obama, en febrero de este año - REUTERS

Este último dijo de Graham que «reconforta el alma». No obstante, tal y como reveló su esposa Laura en una entrevista con Oprah Winfrey, Bush hijo consiguió abandonar sus malos hábitos gracias en parte al talento de su interlocutor.

Un cura «taquillero»

En su última aparición frente a una multitud, en junio de 2005 en la ciudad de Nueva York, Graham atrajo a 242.000 personas al parque público Flushing Meadows; de los que casi 9.000 empezaron a creer en Cristo en ese momento, según reportaron entonces los medios locales. Esos sermones, recuerda la Agencia Efe, fueron algunos de los innumerables discursos que dio el pastor a lo largo de su vida, que también redactó columnas en diarios a menudo y escribió un total de 24 libros, incluida una autobiografía.

Graham destacó también por haber sabido aprovechar la revolución tecnológica de las últimas décadas para llevar su mensaje a una amplia audiencia internacional.

Su hijo, Franklin Graham, tomó el relevo en 2005 al frente de la asociación evangelista para seguir con la labor que hizo su padre, pero muchos expertos han criticado su falta de tacto en temas sensibles como la comunidad LGTB o la religión musulmana.