Los movimientos islamófobos crecen con los ataques en Alemania

Un tiroteo indiscriminado en un centro comercial, el ataque con un hacha y un cuchillo en un tren,...

Actualizado:

Un tiroteo indiscriminado en un centro comercial, el ataque con un hacha y un cuchillo en un tren, La muerte a puñaladas de una embarazada y la explosión de una mochila bomba. Es el resumen de lo que los medios alemanes llaman ya la semana sangrienta. Una pesadilla que los sectores más radicales de la sociedad alemana atribuyen a Angela Merkel por haber dejado entrar al Estado Islámico en el país abriendo las fronteras a los inmigrantes. Poco importa que el autor de la matanza de Munich fuera un adolescente nacido y criado en esa ciudad y sin vínculos con el yihadismo. La espiral de violencia de estos días alimenta a los grupos neonazis germanos y a movimientos islamófobos como Pegida. Pero, sobre todo, puede hacer crecer aún más a Alternativa para Alemania. La crisis de los refugiados ya permitió lograr a este partido xenófobo y euroescéptico un espectacular avance en las últimas elecciones regionales. El terror ha muerto, ha dicho uno de sus dirigentes, antes de pedir el voto para su formaticón.