Morales se declara abierto a negociaciones con las petroleras pero asegura que «no modificará» el decreto

Caracas. Agencias
Actualizado:

El presidente de Bolivia, Evo Morales, aseguró anoche que está dispuesto a conversar con las trasnacionales petroleras, pero advirtió de que "no modificará" el decreto de nacionalización de los hidrocarburos. El presidente boliviano aseguró, en una entrevista a TeleSUR, la primera desde que firmó el decreto, que no sostendrá enfrentamientos con sus homólogos de Argentina, Néstor Kirchner, y Brasil, Ignacio 'Lula' da Silva, garantizando el suministro boliviano de gas. "Te aseguro que hay medios de comunicación que tratan de enfrentarnos, de aislarnos, de llamar a una confrontación, eso no va a haber", aseguró Morales.

Asimismo, el presidente boliviano confirmó que sostuvo el martes una conversación telefónica con su 'Lula' y garantizó el suministro boliviano de gas a Brasil. Las dos compañías más afectadas por la medida boliviana son la brasileña Petrobras y la hispano argentina Repsol YPF.

Morales indicó que su Gobierno está dispuesto a conversar con las trasnacionales petroleras, pero les advirtió de que "no modificará" el decreto con que nacionalizó la industria de hidrocarburos. "El diálogo siempre estará abierto, es importante el diálogo, pero no se modifica el decreto", advirtió.

SIN EXPROPIACIONES

Morales también desmintió las informaciones acerca de que Bolivia va a confiscar los activos de las empresas trasnacionales petroleras con el decreto de nacionalización. "No hay expropiación a los bienes, el control absoluto corresponde al Estado boliviano y los bienes seguirán siendo de las empresas petroleras, ya no será como antes que ellos ganaban el 82% mientras que Bolivia quedaba el 18 ó el 13%", señaló. Asimismo, recordó que tras la nacionalización "se abre un periodo de 180 días" a las empresas para que se adecuen a las disposiciones del decreto, "y las que no amolden deberán irse de Bolivia", advirtió.

En su entrevista, Morales aseguró haber conversado con el ministro de Asuntos Exteriores español, Miguel ngel Moratinos, quien --dijo-- le expresó su "preocupación" por las consecuencias de la nacionalización de hidrocarburos en España. "No he tenido oportunidad de conversar con el presidente (del Gobierno) de España (José Luis Rodríguez Zapatero), pero sí recibí una llamada telefónica de su canciller (por el ministro Moratinos), que me dijo estar preocupado por la situación de la empresa Repsol", apuntó.

Morales, quien el lunes cumplió cien días en la Presidencia, advirtió de que Bolivia no volverá a ser un "Estado mendigo" tras la nacionalización, que --estimó-- generará beneficios por encima de los 400 millones de dólares a corto plazo. "Los técnicos demuestran que inicialmente se van a obtener ganancias de 400 millones de dólares, una vez que se industrialice" el sector petrolero, sostuvo. Igualmente, el gobernante destacó a TeleSUR que la nacionalización del sector de hidrocarburos se obtuvo "después de tanta lucha con mucha valentía y rebeldía" de los bolivianos y acusó a sectores de la "oligarquía" y "medios de comunicación" de Bolivia de oponerse a esta reforma.

RECHAZO AL TLC

El presidente también también deploró que los Tratados de Libre Comercio (TLC) impulsados por Estados Unidos en la región estén "destrozando" a la Comunidad Andina (CAN) y acusó a Colombia y Perú de "faltar" a los intereses del bloque andino. "Lamento mucho que el TLC esté destrozando a la CAN y lamento que algunos Gobiernos negocien el tema de comercio con Estados Unidos, sin respetar los principios básicos del CAN y los Gobiernos de Perú y Colombia están faltando a los intereses", declaró, y reiteró que La Paz no firmará un tratado de libre comercio con Washington.