Policías antidisturbios bolivianos delante de la embajada estadounidense en la capital boliviana, La Paz. /REUTERS
Policías antidisturbios bolivianos delante de la embajada estadounidense en la capital boliviana, La Paz. /REUTERS

Evo Morales convoca a los opositores al diálogo para tratar de frenar la ola de violencia

El presidente boliviano critica a los autonomistas que no quieren hablar: "Se llenan la boca de la urgencia del diálogo, pero no participan e imponen sus caprichos"

EFE |
LA PAZ/SANTA CRUZActualizado:

Bolivia se halla sacudida por una ola de violencia y saqueos, y el presidente Evo Morales ha convocado para hoy mismo "una vez más" a los prefectos opositores del Consejo Nacional Democrático a un diálogo "sin condiciones ni imposiciones" para frenarla, según sus propias palabras. El conflicto con los autonomista ha dejado varios muertos ya, y el líder boliviano acusaba a Estados Unidos de fomentarlo, por lo que ha expulsado a su embajador dando lugar a una crisis diplomática en cadena que se extiende por buena parte de América Latina.

El viceministro de Descentralización y Autonomías, Fabián Yaksic, ha precisado que la convocatoria se ha hecho por carta al prefecto de Tarija, Mario Cossío, quien puede servir como interlocutor. "En este momento el ministro de la Presidencia ha enviado cartas a los prefectos para que hoy mismo estén en La Paz para iniciar el diálogo”.

Morales ha expresado su disposición a que en el diálogo no solamente participen los prefectos sino también los alcaldes, los sectores sociales, las organizaciones cívicas y sindicales y las entidades colegiadas como garantes.

Morales ha lamentado que los prefectos (gobernadores) de los territorios de Pando, Leopoldo Fernández; de Beni, Ernesto Suárez Sattori; de Tarija, Mario Cossío; de Santa Cruz, Rubén Costas; y de Chuquisaca, Savina Cuellar, "se llenan la boca de la urgencia del diálogo pero no participan e imponen sus caprichos".

Ha recordado el presidente además que antes del referéndum revocatorio del 10 de agosto el ahora revocado prefecto de Cochabamba generaba violencia y confrontación junto a un Comité Cívico pagado, pero tras ser revocado "por la conciencia del pueblo" hay paz y tranquilidad en Cochabamba.

Conflicto por los recursos

A la vez que esto sucede en la capital, un líder cívico y un dirigente juvenil de la ciudad boliviana de Santa Cruz han asegurado que el Gobierno de Evo Morales busca una confrontación violenta con la oposición que desemboque en “una guerra civil”, en palabras del segundo.

Es la opinión de los vicepresidentes de la Unión Juvenil Cruceñista (UJC) y del Comité Cívico, Tomás Monasterios y Luis Núñez, dos influyentes organizaciones sociales de Santa Cruz a las que el Gobierno acusa de instigar la ola de violencia que vive el departamento y que se ha extendido por el país.

"Si el Gobierno quiere diálogo, que no nos siga robando los recursos que significan autonomía”, concreta Luis Núñez, vicepresidente del Comité Cívico del departamento de Santa Cruz. Si quiere diálogo, que retire su proyecto de constitución manchado de sangre", ha dicho Núñez, para quien "si eso sucede, será que quiere hacer un pacto entre todos los bolivianos".