Una imagen de Michael Gove llegando a Downing Street esta semana
Una imagen de Michael Gove llegando a Downing Street esta semana - REUTERS

La moción de confianza contra Theresa May sería inminente, según medios británicos

Michael Gove descarta dimitir y permanecerá en el gabinete de la primera ministra para seguir trabajando por un mejor acuerdo del Brexit

CORRESPONSAL EN LONDRESActualizado:

Que Theresa May vive sus horas más bajas como primera ministra ya nadie parece dudarlo. Tras el fatídico día que vivió ayer, con dimisiones claves incluidas como la de su ministro para el Brexit Dominic Raab, la «premier» se podría enfrentar a esa tan temida moción de confianza que los más «brexiters» de su partido han estado perfilando en las últimas horas. Según los medios británicos, esta podría ser inminente y tendría lugar la próxima semana, apunta The Telegraph citando fuentes de este nutrido grupo de parlamentarios encabezados por el euroescéptico Jacob Rees-Mogg. Aunque el proceso es anónimo, se estaría a punto de alcanzar, acorde a este periódico, las 48 cartas necesarias firmadas por otros tantos diputados «tories» para apartar a Theresa May del liderazgo. Solo 20 de ellos han hecho público sus misivas. En la votación por salvar su puesto, la primera ministra necesitaría al menos el voto de 158 conservadores (de los 315 que tiene en la Cámara de los Comunes) para obtener así un respaldo que le supondría un año de margen hasta que se pudiera volver a presentar una nueva moción.

A pesar de esta afrenta, May sigue ofreciendo un notable ejercicio de resiliencia y esta mañana se enfrentaba a las preguntas de los británicos en una entrevista en la radio inglesa LBC. Allí la primera ministra ha vuelto a defender su acuerdo «como el mejor posible» y ha aguantado un torrente de críticas de ciudadanos descontentos con su gestión, incluyendo uno que le ha pedido en directo que se marchase.

Pero la «premier» ha recibido hoy, al menos, una buena noticia. Uno de sus ministros clave, el de Medio Ambiente Michael Gove, parece que finalmente no renunciará como muchos habían supuesto. Su dimisión, es uno de los más euroescépticos del Ejecutivo y firme defensor del Brexit durante la campaña del referéndum, habría supuesto un duro varapalo para May. Eso, si, según apunta la prensa británica, Gove, que ha mostrado «su total confianza» en May, no habría aceptado el puesto de ministro para el Brexit que le habría ofrecido la primera ministra al haber requerido este volver a la mesa de negociación y poder así modificar varios puntos del documento. Por tanto, la «premier« sigue buscando al que será su tercer titular para esta cartera en apenas dos años. Los dos anteriores, David Davis y Dominic Raab, dimitieron de su cargo por no estar de acuerdo con las directrices marcadas por la líder conservadora.