Nicolás Sarkozy

El ministro del Interior francés anuncia un amplio plan de seguridad

La nueva Ley de Orientación y Programación de la Seguridad interior prevé un incremento de los créditos para luchar contra el terrorismo y la delincuencia juvenil. 5.600 millones de euros y 18.000 empleos de policías y gendarmes para combatir los dos frentes más sensibles de la inseguridad, que la opinión pública percibe como el más urgente de los problemas nacionales.

JUAN PEDRO QUIÑONERO. Corresponsal
Actualizado:

PARÍS. A los dos meses de ser nombrado ministro del Interior, Nicolás Sarkozy presentó ayer un proyecto de Ley matizable en la Asamblea Nacional, que anuncia un endurecimiento espectacular de la política de represión contra muchos frentes de inseguridad comenzando por el terrorismo, la delincuencia juvenil, el tráfico de drogas y seres humanos, denunciados como amenazas incontroladas.

Las cifras básicas de la nueva política de seguridad interior son muy llamativas. La Policía y la Gendarmería tendrán 5.600 millones de euros y 18.000 nuevos empleos en los próximos cinco años, distribuidos de esta manera: Policía de Proximidad, 2.800 miembros y 4.800 gendarmes. Refuerzo de las capacidades de investigación, 1000 policías y 400 gendarmes. Lucha contra el terrorismo y la delincuencia organizada, 300 policías y 300 gendarmes. Protección de las fronteras, 700 policías. Lucha contra la inseguridad en las carreteras, 1.200 policías y gendarmes. Nuevas misiones de administración y control, 2.000 policías y 800 gendarmes.

Esfuerzo económico

Al mismo tiempo, la Policía recibirá 1.175 millones de euros para comprar nuevos equipos y la gendarmería otros 1.025 millones con el mismo fin técnico.

Ese refuerzo -muy llamativo- de los medios, los recursos y el personal dedicado a la represión y el combate de la inseguridad ciudadana coincide con un replanteamiento de fondo de toda la política de los cuerpos de seguridad del Estado.

Sin nombrarse expresamente a ninguna organización terrorista, es una evidencia que los 1.000 nuevos policías y gendarmes que vendrán a reforzar la lucha contra el terrorismo y los 700 policías que vendrán a reforzar la seguridad de fronteras dotados con nuevos equipos, serán muy útiles a la hora de reafirmar la cooperación hispano-francesa contra ETA.

Delincuencia juvenil

En otro plano, la lucha contra la delincuencia infantil y juvenil se replantea de manera muy espectacular. Los padres, los maestros, los profesores, los propietarios de locales de recreo y las empresas de trabajo temporal podrán ser castigadas si se confirma que contribuyen o amparan el absentismo escolar de los menores.

A juicio del Ministerio francés del Interior, hay una relación directa entre el absentismo escolar y la delincuencia juvenil. Nicolás Sarkozy ha repescado varias normas y leyes en vigor para advertir que los padres podrán ser multados si hacen caso omiso del absentismo escolar de sus hijos menores. También se prevé multar a los propietarios de bares y centros de recreo donde se encuentren jóvenes en edad escolar.

Por su parte, niños o jóvenes también podrán ser castigados con severidad cuando sean protagonistas de actos de delincuencia caracterizados. Está en estudio la reapertura de nuevos centros de reclusión especializados para castigar a los jóvenes de muy corta edad, cuando se pongan fuera de la Ley de manera repetida.