El Ministerio de Defensa británico admite que confirmó a la prensa el nombre de Kelly como fuente de la BBC

Actualizado:

El Ministerio de Defensa británico decidió confirmar el nombre delcientífico David Kelly como principal fuente de la información de laBBC que acusaba al Gobierno de inflar los informes sobre Irak cuandolos periodistas quienes lo mencionaron, según admitió hoy sudirectora de comunicación, Pam Teare.

La identidad de David Kelly apareció por primera vez en losperiódicos británicos el 10 de julio, cuando toda la prensa buscabadesde días atrás el nombre de la fuente del periodista Gilligan.

 "Sí, confirmé que ése era el nombre", respondió Teare, según lacual también el consejero especial del ministro de Defensa, GeoffreyHoon, Richard Taylor, confirmó a la prensa la identidad del experto.

"Varias personas con una trayectoria similar podrían haber sidoincorrectamente identificadas (como la fuente de Gilligan). Por lotanto, si nos planteaban un nombre incorrecto, teníamos querechazarlo", justificó Teare, que compareció ante la comisión queinvestiga la muerte, al parecer por suicidio, de David Kelly. 

Los consejeros más cercanos del primer ministro británico TonyBlair hablaron hoy de las intensas intrigas en el seno del Gobiernoantes de que se revelara la identidad del experto en armamento DavidKelly, al prestar declaración en el marco de la investigación sobrela muerte del científico. 

El director del gabinete Jonathan Powell y el consejero deRelaciones Exteriores del primer ministro David Manning, todopoderosos hombres en la sombra de Downing Street, respondieronhoy por la tarde a las preguntas del juez Brian Hutton, que dirige lainvestigación, ante una prensa pendiente de cada palabrapotencialmente explosiva para Blair. 

Powell describió una reunión de crisis el 7 de julio en la oficinade Blair recalcando que el tratamiento del caso de David Kelly, empleado del Ministerio de Defensa, correspondía a ese Ministerio.

El 29 de mayo se emitió el controvertido reportaje del periodistade la BBC Andrew Gilligan, en el que afirmaba que el Gobierno habíaexagerado la amenaza de las armas de destrucción masiva de Irak en uninforme de septiembre de 2002 para justificar la guerra. 

David Kelly, sospechoso de ser la fuente anónima citada por laBBC, escribió finalmente el 30 de junio a su superior directo, BryanWells, para revelarle su entrevista con el periodista y asegurar queno era su fuente principal.

Sin autorización 

Interrogado por sus superiores los días 4 y 7 de julio, Kelly fueobjeto de un comunicado de prensa el día 8 en el que se revelaba quealguien que trabajaba en el ministerio de Defensa había hablado conAndrew Gilligan sin autorización. 

Una de las cuestiones cruciales de la investigación consiste ensaber por qué el Gobierno dio a la prensa el nombre de eseprestigioso experto y luego decidió enviarlo ante una comisiónpública de la cámara de los comunes, donde fue bombardeado conpreguntas comprometedoras, dos días antes de su aparente suicidio. 

La prensa especulaba el lunes sobre el incierto futuro del titularde la cartera de Defensa, Geoff Hoon, que podría asumir lasconsecuencias del escándalo dimitiendo, aunque evidentemente DowningStreet sigue de cerca el caso, que afecta directamente a lareputación de Tony Blair. 

En un mensaje de correo electrónico revelado el lunes por latarde, Tom Kelly, uno de los portavoces de Blair, escribió a JonathanPowell que el caso se estaba convirtiendo "en un juego a doble o nadacon la BBC". "Estábamos atrapados en una confrontación y la BBC notenía ninguna oportunidad de salir con elegancia", comentó Powellante el juez.