Millones de cubanos se manifiestan contra la política exterior estadounidense

La Habana. Agencias
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Convocadas por Fidel Castro, millones de personas protagonizaron este miércoles la mayor movilización popular en la historia de Cuba paracondenar la política exterior estadounidense contra la isla y reivindicar al socialismo como régimen de gobierno "intocable" e "inamovible".  A las 8H00 locales (12H00 GMT) una gigantesca columna humana de varios kilómetros, encabezada por Castro, comenzó a marchar en La Habana por la avenida Malecón, pasando ante la sede de la Sección de Intereses de EEUU, coreando consignas que descartan cualquier posibilidad de cambios políticos en Cuba.

Una hora antes, marchas y actos de "reafirmación revolucionaria" con similares propósitos se iniciaron en las capitales de provincia, ciudades y poblaciones, en una manifestación "sin precedentes en la historia de nuestras luchas", según dijo Castro al realizar el lunes pasado la convocatoria popular. 

La marcha, para la cual se paralizaron las actividades labores e involucra a millones de manifestantes, se inscribe en una campaña de respuesta al discurso pronunciado por Bush el 20 de mayo pasado, donde exigió convocar a elecciones libres en Cuba y comenzar un proceso democrático para poner fin a los 43 años ininterrumpidos de socialismo en la isla. 

A ello se sumó la advertencia formulada por el mandatario norteamericano el 1 de junio en la academia militar de West Point, donde anunció que su país podría lanzar "ataques preventivos y sorpresivos" contra las naciones que apoyen al terrorismo.

Cuba integra la lista de siete países en los que el Departamento de Estado considera que se desarrollan actividades terroristas.  El acto también fue convocado en apoyo a una propuesta de reforma constitucional realizada por los dirigentes de las principales organizaciones sociales, la que consagra al socialismo como sistema de gobierno "intocable" en Cuba.  

Para medios diplomáticos en La Habana, tal iniciativa es una contrapropuesta al disidente Proyecto Varela, presentado a laAsamblea Nacional en mayo pasado, que pide la realización de un referendo para aprobar cambios legislativos. La demanda opositora pide que se sometan a consulta popular cinco propuestas, que incluyen garantías de derecho de asociación y expresión; amnistía para presos políticos; libertad de empresa; modificaciones en la ley electoral y la realización de elecciones generales.

Los promotores del Proyecto rechazaron la víspera la propuesta de reforma constitucional impulsada por los dirigentes de las organizaciones sociales. "Advertimos que este atentado anticívico, contra la propia Constitución, es un gravísimo acto contra la soberanía popular,típico de los regímenes fascistas, comunistas y otros de terror, en fase de totalitarismo agonizante", replicó un comunicado disidente.  Tras desfilar al frente de la columna, Castro regresó a la tribuna que preside el acto, donde escolares y locutores de la televisión, repetían consignas contra "el señor W" (Bush), en favor del socialismo y la libertad de cinco cubanos presos en Estados Unidos por espionaje, que en la isla son considerados "héroes". 

Obreros, empleados, estudiantes y vecinos reunidos en cada barrio por los llamados Comité de Defensa de la Revolución, comenzaron a concentrarse en horas de la madrugada en áreas céntricas preestablecidas por los organizadores, desde donde comenzaron a marchar lentamente hacia la sede diplomática estadounidense.  Miles de autobuses y camiones fueron empleados para transportar a la gente hasta su lugar de concentración, los que permanecían estacionados en las cercanías, bloqueando el acceso vehicular a una gran zona de la capital.  

Este el cuarto acto masivo encabezado por Castro en las últimas tres semanas para responder a los pronunciamientos de Bush. Durante tres sábados consecutivos presidió actos multitudinarios en las ciudades de Sancti Spíritus (centro), Holguín y Santiago de Cuba (ambas en el este).