Miguel Díaz-Canel, elegido presidente de Cuba tras 60 años de dinastía Castro

En su primer discurso, reconoce que «Raúl se mantiene al frente de la vanguardia política» como secretario del partido

Tras su designación por la Asamblea, es el primer jefe de Estado cubano que no pertenece a la dinastía Castro en 60 años

Actualizado:

Miguel Díaz-Canel, hasta ahora primer vicepresidente del Gobierno, ha sido designado este jueves presidente de Cuba por la Asamblea Nacional de la isla en sustitución del general Raúl Castro, quien se retira del poder tras doce años al frente del país.

El histórico relevo supone el nombramiento de un jefe del Estado cubano que no pertenece a la familia Castro por primera vez en casi 60 años. No obstante, Raúl Castro seguirá llevando las riendas del poder, al mantenerse hasta 2021 como secretario general del Partido Comunista de Cuba, el único autorizado.

El nuevo presidente ha sido elegido para el puesto con el 99,8% de los 604 votos emitidos en la sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

El propio Díaz-Canel, en su primer discurso tras el nombramiento, ha mostrado su fidelidad a los Castro y ha reconocido que «Raúl se mantiene al frente de la vanguardia política». En este sentido, garantizó a la Asamblea que el hermano de Fidel Castro «encabezará las decisiones para el presente y futuro de la nación».

Ha recordado que el hasta ahora presidente sigue siendo el primer secretario, «como el referente que es para la causa revolucionaria, enseñando y siempre presto» a enfrentar «al imperialismo, como el primero, con su fusil a la hora del combate».

«Los hombres y mujeres que forjaron la revolución nos dan las claves de una nueva hermandad que nos transforma en compañeros y compañeras», ha señalado Díaz-Canel.

El recién elegido ha agradecido la confianza depositada por el pueblo de Cuba en él y ha explicado que ahora corresponde la presentación del Consejo de Ministros, que propone que se constituya en la próxima sesión de la Asamblea. Así mismo, ha propuesto que el nuevo primer vicepresidente del Consejo de Estado, Salvador Valdés Mesa, sea también primer vicepresidente del Consejo de Ministros, con el fin de mantener la «unidad histórica» y dado que, a su juicio, «cuenta con méritos suficientes para asumir esta duplicidad de funciones», según recoge la página web del diario « Granma», órgano oficial del Partido Comunista cubano.

Miguel Díaz-Canel, que este viernes cumplirá 58 años, es también el primer presidente de Cuba nacido después de la revolución de 1959. Escaló puestos dentro del aparato del Partido Comunista, desde las juventudes comunistas en su provincia natal de Villa Clara hasta el Buró Político. Graduado en ingeniería electrónica, ha sido ministro de Educación Superior, vicepresidente del Consejo de Ministros y hasta ahora era primer vicepresidente.

Por su parte, Raúl Castro ha reivindicado como sucesor legítimo por su «capacidad de trabajo» y «fidelidad política», aunque también ha lanzado una advertencia: «No podemos cometer errores». «El compañero Díaz-Canel no es un improvisado», ha dicho. «A lo largo de los años ha demostrado madurez, capacidad de trabajo, solidez ideológica, fidelidad política y compromiso hacia la Revolución», ha destacado ante la nueva Asamblea Nacional.

Castro ha hecho hincapié en que «su ascenso hacia la máxima responsabilidad no ha sido fruto del azar ni del apresuramiento», informa Ep. «No cometimos el error de acelerar el proceso», sino que «se pensó con serenidad el tránsito de las diferentes responsabilidades partidistas y gubernamentales».

Por ello, explicó que en los congresos generales del Partido Comunista que dirigió como presidente se decidió limitar a dos mandatos de cinco años cada uno el máximo como presidente del Consejo de Estado -jefe de Estado y de Gobierno- y que el de primer secretario del PCC -jefe del partido- se prolongara otros tres.

La presidenta de la Comisión Electoral Nacional, Alina Balseiro, ha sido la escogida para anunciar los resultados de la votación de los miembros del Consejo de Estado, que tuvo lugar un día antes para elegir al Consejo de Estado.

De acuerdo con Balseiro, se emitieron 604 papeletas, en 602 de las cuales se votó «por todos» y en dos «de forma selectiva».

Díaz-Canel encabeza el nuevo Consejo de Estado

Díaz-Canel obtuvo para su elección como presidente el respaldo de 603 votos (99,83%), es decir, todos menos uno. Tanto el primer vicepresidente, Salvador Valdés Mesa, como los vicepresidentes Ramiro Valdés Menéndez, Roberto Tomás Morales Ojeda, Gladys María Bejerano Portela e Inés María Chapman han obtenido el 100% de los 604 votos. Una última vicepresidenta, Beatriz Jhonson, ha recibido 603 (99,83%).

De izquierda a derecha, y de arriba abajo: Miguel Díaz-Canel Bermúdez (presidente), Salvador Valdés (primer vicepresidente), los vicepresidentes Ramiro Valdés Menéndez, Roberto Morales, Gladys Bejerano, Inés María Chapman, Beatriz Jhonson, y el secretario Homero Acosta
De izquierda a derecha, y de arriba abajo: Miguel Díaz-Canel Bermúdez (presidente), Salvador Valdés (primer vicepresidente), los vicepresidentes Ramiro Valdés Menéndez, Roberto Morales, Gladys Bejerano, Inés María Chapman, Beatriz Jhonson, y el secretario Homero Acosta - Afp

Los diputados de la Asamblea han aprobado, así mismo, que se el Consejo de Ministros se constituya en la próxima sesión de la Asamblea Nacional, recoge «Granma», como propone Díaz-Canel.

Pese a la relevancia del histórico relevo, las esperanzas en la isla de una apertura hacia la democracia son escasas, dado que Raúl Castro lleva programando cuidadosamente el proceso de transición desde hace años para que el régimen comunista continúe tras dejar el puesto de presidente. Su sucesor, de hecho, ha dado muestras de absoluta fidelidad a los principios y la obra de la revolución. Al permanecer como secretario del partido, además, Castro se garantiza el control del verdadero centro del poder en la isla.

Los retos de Miguel Díaz-Canel en Cuba

El país que presidirá Díaz-Canel vive afligido por la difícil situación económica, agravada por el descenso en el suministro de petróleo de Venezuela a causa de la crisis en su gran socio en la región, así como por los rigores de una férrea dictadura que continúa deteniendo cada mes a cientos de disidentes políticos.

Entre las tareas pendientesas pendientes de Díaz-Canel está tomar una decisión sobre las dos monedas que actualmente conviven en Cuba, el peso convertible (CUC) y el peso cubano (CUP), equivalente a 25 CUP.

Raúl Castro lleva en el poder desde 2006, cuando asumió la presidencia de forma delegada por una intervención quirúrgica a su hermano Fidel. En 2008 la Asamblea lo elegió presidente del Consejo de Estado.

Sus reformas económicas, en las que ha permitido tímidamente la aparición de un sector privado de pequeños negocios, no ha impedido que la pobreza general que sufre la población cubana.

De su etapa destaca también el deshielo en las relaciones con Estados Unidos iniciado en 2014 y la visita a La Habana en 2016 del entonces presidente norteamericano, Barack Obama. Aunque la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca en 2017 supuso un frenazo a este proceso de acercamiento, buena parte de las medidas acordadas entre los dos países aún se mantienen.

Trump se seguirá «ocupando» de Cuba

Precisamente, Trump dijo este jueves que se seguirá «ocupando» de Cuba tras la elección de Miguel Díaz-Canel como sucesor de Raúl Castro. Durante una breve visita a los Cayos de Florida y en respuesta a preguntas del público que fue a recibirlo y despedirlo en la Estación Naval de Cayo Hueso, Trump afirmó que ama a Cuba.

En Washington, una fuente de la Casa Blanca declaró a Efe que «duda» de que Trump vaya a tener algún contacto con el nuevo presidente cubano para felicitarle por su llegada al poder. Estados Unidos pidió este jueves al nuevo mandatario de la isla que «escuche» el deseo del pueblo cubano sobre un país «más libre y democrático», que mejore su calidad de vida y acabe con la «represión».

Entre los líderes internacionales que se pronunciaron sobre la designación del nuevo presidente cubano están dos de sus aliados en la región, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, y el boliviano, Evo Morales.

Maduro ha dado la bienvenida a Díaz-Canel, a quien ha garantizado su «apoyo irrestricto», al tiempo que ha destacado los «logros» de Fidel y Raúl Castro y ha subrayado que este último aún tiene mucho que aportar «desde sus nuevas trincheras de lucha», informa Ep.

Morales, por su parte, lo considera una «garantía» para profundizar el «legado revolucionario» de los Castro. «Saludamos al hermano Miguel Díaz-Canel, elegido democráticamente presidente de Consejo de Estado por la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba», ha escrito en su cuenta oficial de Twitter.