Miembros del partido de Berlusconi plantean un «Partido del Sur» en Italia

VERÓNICA BECERRIL | ROMA
Actualizado:

Silvio Berlusconi se ha reunido hoy con su ministro de economía Giulio Tremonti en su casa de Milán para encontrar una solución a la "revuelta" del Sur. El presidente italiano está siendo protagonista estos días de un tira y afloja de algunos aliados a su partido provenientes del sur del país que piden más ayudas económicas sobre todo para Sicilia, cosa que no gusta al otro grupo afín a Berlusconi, la Liga Norte, que siempre ha criticado los derroches del sur "por su gestión criminal", como dijo ayer el ministro de Simplificación normativa, el leguista Roberto Calderoli.

Norte y sur tiran cada uno de la cuerda hacia su lado, y Berlusconi se encuentra en el medio. La Liga Norte ha sido protagonista del panorama político italiano desde la llegada de Silvio Berlusconi al gobierno, con el que se unieron en coalición, junto al Movimiento para la Autonomía del sur que ahora quiere su trozo de tarta. Cuando se presentó el nuevo plan económico del gobierno italiano, el líder del Movimiento para la Autonomía y gobernador de la región de Sicilia, Raffaele Lombardo, solicitó más ayudas al sur y planteó la posibilidad de que naciera un "Partido del Sur" que uniera a todos los representantes del partido de Berlusconi que fueran de Italia meridional. La idea de Lombardo causó estupor, hasta tal punto que Berlusconi expresó un "no" decidido a esta posibilidad, hecho que provocó la movilización del sur de Italia.

A Lombardo se unió el subsecretario de Estado a la presidencia del consejo de ministros y secretario del departamento de política económica (CIPE), Gianfranco Micciché, quien aclaró "que no estamos abandonando al gobierno, sino que ellos nos echan". Las declaraciones de este político siciliano llevaron a Berlusconi a abrir la semana pasada el diálogo con los dos teóricos del "Partido del sur", aprobando una ayuda de 4.000 millones de euros para Sicilia.

A pesar de haber calmado los ánimos, "la idea de un partido del sur sigue en pie", amenazó Lombardo ayer, porque "se trata de una necesidad política, de una necesidad para los electores". Según la prensa italiana en septiembre se podría anunciar el nacimiento de este nuevo partido italiano o una versión del sur del Pueblo de la Libertad (Pdl), el partido de Berlusconi. De este segundo parecer es Fabio Granata, diputado del Pdl, quien especuló con esta posibilidad poniendo sobre la mesa la necesidad de "crear un modelo autonómico como el catalán, que por historia, tradición y cultura es el que más se parece a Sicilia".

El problema se plantea como un partido del sur que sólo incluye a Sicilia, abandonando el resto de regiones que realmente necesitan una inyeccion económica para salir adelante ante la crisis y la criminalidad como Campania, Apulia y Calabria.