Michelle Bachelet a su llegada a Venezuela
Michelle Bachelet a su llegada a Venezuela - EFE

Michelle Bachelet, Alta Comisionada de los Derechos Humanos de la ONU, llega a Venezuela

Bachelet estará solo tres días en el país, en los que aprovechará para reunirse con Maduro y con Guaidó

CaracasActualizado:

La llegada de la Alta Comisionada de los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, ha sido muy solicitada y esperada en Venezuela por la agudizada crisis que sufre el país. A las 18.40 (hora local), la expresidenta chilena llegó ayer al Aeropuerto Internacional Simón Bolívar, rumbo a su primera reunión con Nicolás Maduro y miembros de su gabinete en la sede de la Cancillería.

«Tenemos muy grandes expectativas por su visita, de todo su equipo, y esperamos que sea para bien del sistema de derechos humanos de Venezuela, para mejorar el sistema de derechos humanos de Venezuela, para escuchar recomendaciones, propuestas, de alto nivel profesional, de alto nivel humano, para que Venezuela mejore. La visita de la doctora Michelle Bachelet tiene que ser para que Venezuela mejore. Bienvenida», dijo Maduro minutos antes de recibirla.

La invitación de Caracas a Bachelet se hizo hace meses. Sin embargo, su oficina aseguró que la visita no se había formalizado porque debía tener ciertas garantías que no fueron detalladas en el momento por la ONU. La oposición venezolana ha pedido a la Alta Comisionada que visite el país por la grave crisis en la que se encuentra la nación sudamericana.

El presidente interino, Juan Guaidó, indicó por su parte que su encuentro está programado para el viernes, y ha adelantado que será de carácter privado. «Sería un error para nosotros como venezolanos, como sociedad, ver la visita de la Alta Comisionada como una solución, sería un error ver el grupo internacional de contacto como la solución, sería un error ver la calle (...) como una solución. Para nosotros la solución es vincular estos elementos, porque sabemos que nos enfrentamos a una dictadura», sostuvo.

A su llegada a Venezuela, Bachelet no ofreció declaraciones a los periodistas que aguardaban en la parte externa del aeropuerto. Sin embargo, está programada una rueda de prensa el viernes, día que terminarán sus compromisos en el país. Bachelet durante su visita se reunirá también con varias organizaciones no gubernamentales que expondrán ante ella los casos de desnutrición, la escasez de medicamentos que supera el 80 por ciento, la lista con 693 presos políticos en el país y los casos de tortura, así como también la crítica situación que ha derrumbado la calidad del servicio de los hospitales del país. Se espera que también tenga un encuentro con líderes sindicales, religiosos y universitarios.

Un equipo técnico del alto comisionado de la ONU estuvo en Caracas el marzo pasado durante once días tras una invitación de Nicolás Maduro. Tras haber revisado el informe de la comisión, Bachelet denunció la grave crisis en Venezuela y criticó que el régimen chavista niegue el colapso del país. «Como resultado directo de esta profunda crisis de derechos humanos, más de tres millones (actualmente cuatro millones) de personas han huido de Venezuela en busca de alimentos, atención médica, trabajo y protección», señaló, así como también hizo referencia al deterioro del sistema eléctrico, a las represiones de los cuerpos de seguridad del régimen y los paramilitares, a la acuciante crisis sanitaria y al ataque a la prensa.

Horas antes de la visita de la también expresidenta de Chile, Maduro liberó a tres presos políticos. El diputado Gilber Caro, que ha estado desde hace casi dos meses privado de libertad, y cuya «desaparición forzada» denunció la oposición porque no se conoció en todo este tiempo el lugar de su reclusión. Los otros dos que recuperaron su libertad fueron Melvin Farías y Junior Rojas, los cuales estuvieron presos durante un año y dos meses en un centro de reclusión de la División General de Contrainteligencia Militar (DGCIM). No se descarta que el diputado Juan Requesens también quede en libertad, tras casi un año detenido en las mazmorras de la policía secreta del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) en el Helicoide.