EFE  Decenas de turistas se acomodan como pueden en uno de los refugios improvisados en la ciudad turística de Cancún

México se prepara para hacer frente al huracán «Wilma» y a un impacto similar a un tsunami

Puede llegar a producir un oleaje de de tres a cinco metros que, con marejadas mayores por la elevación del mar, darían pie a olas de ocho metros de altura

MANUEL M. CASCANTE CORRESPONSAL
Actualizado:

CIUDAD DE MÉXICO. El huracán «Wilma» ha modificado en las últimas horas su trayectoria y ha perdido algo de intensidad, por lo que se espera que toque tierra a lo largo del día de hoy, con categoría 4, en algún punto de la costa este de la península mexicana de Yucatán. «Wilma» mantiene vientos de 230 kilómetros por hora, aunque puede retomar fuerza en las próximas horas. El huracán permanecía ayer al sureste de la isla de Cozumel y se desplaza en dirección oeste-noroeste a 12 kilómetros por hora. Este huracán, catalogado como el más potente de los registrados en el Océano Atlántico, podría ocasionar daños en territorio mexicano equiparables a los de un tsunami, según el Servicio Meteorológico Nacional de México.

Olas de ocho metros

Si el huracán se desvía de la ruta prevista -a través del canal de Yucatán con dirección a Florida- e impacta las costas de Quintana Roo, «se produciría un oleaje de tres a cinco metros de altura que, con marejadas mayores por la elevación del nivel del mar, daría pie a olas de ocho metros de altura».

Alberto Hernández Unzón, subgerente de este organismo, explica que «en Chetumal ya se tienen avisos de que la marea se está retirando y, en caso de que se acerque el huracán, el nivel del mar se puede elevar tanto que el daño sería de grandes dimensiones. Si el tsunami es una ola que llega de golpe, la marejada que produce un huracán son muchas olas».

El gobernador de Quintana Roo, Félix González Canto, declaró que «Wilma» es un huracán «peligroso, de igual o mayor peligro que «Gilberto» (que provocó más de trescientas muertes en 1988). Es inminente que va a impactar las costas del Estado. Estamos en alerta roja, es un peligro real». Tanto allí como en Yucatán -en alerta amarilla- se ha suspendido la actividad escolar. En el Estado de Veracruz se declaró el estado de alerta en sesenta y dos municipios, mientras que en Chiapas, donde los daños provocados por el huracán «Stan» fueron muy graves, se estableció la alerta azul.

«Wilma» rompía el miércoles las predicciones y varias marcas de intensidad y potencia devastadora. Tras alcanzar la categoría máxima (5) en la escala Saffir-Simpson, vientos sostenidos de 282 kilómetros por hora y la baja presión mínima de la que se tiene noticia, 882 milibares, su capacidad destructiva superaba a la del huracán del Día del Trabajo, que arrasó Florida en 1935, y a la del «Mitch», que barrió Centroamérica en 1998.

Primeros muertos

«Wilma» ya dejó ayer sentir sus efectos en las Islas Caimán, Honduras, Nicaragua y Cuba. Se estima que ya han muerto por su causa trece personas en dos países, Haití y Jamaica. La alerta roja se ha extendido a Guatemala, donde la población todavía sufre por el impacto del huracán «Stan», mientras que en El Salvador se mantiene una estrecha vigilancia del meteoro y su posible evolución. Se espera sin embargo que el huracán no afecte las instalaciones petroleras del Golfo de México, que aún se recuperan del paso de los huracanes «Katrina» y «Rita» en agosto y septiembre.