David Romo, durante una procesión celebrada en Ciudad de México en 2009 - REUTERS

Detienen al líder de la Iglesia de la Santa Muerte

Se le acusa, junto a otras ocho personas, de secuestrar a un matrimonio de ancianos y a un hombre

CIUDAD DE MÉXICO Actualizado:

El líder de la llamada Iglesia de la Santa Muerte, David Romo, alias 'El Párroco', ha sido detenido junto a otras ocho personas en Ciudad de México por el secuestro de un matrimonio de ancianos y un hombre. El grupo se hacía pasar por una facción del cártel de 'Los Zetas' para atemorizar a los familiares de sus víctimas y acelerar así el pago del rescate exigido para su liberación. El principal delito que se les imputa es el secuestro de un matrimonio de la tercera edad que fue capturado a mediados del mes de diciembre en el municipio de Magdalena Contreras de la capital. Los arrestados utilizaron hasta cuatro cuentas bancarias para cobrar el rescate, aunque finalmente el dinero fue a parar a manos de Romo. Además, se les acusa de capturar a un trabajador de una empresa ubicada en Cuauhtémoc, así como de extorsionar a un diputado federal. También se les atribuye el robo de los coches, las joyas, el dinero y varios documentos importantes de sus rehenes. La Procuraduría General les imputa los delitos de robo agravado calificado, secuestro agravado y delincuencia organizada, por lo que ha decretado su ingreso en prisión preventiva durante 30 días para evitar que huyan del país. Entre los arrestados se encuentra una menor de 17 años que ha quedado a disposición de la Fiscalía de Menores. Por su parte, Romo ha rechazado los cargos, asegurando que estas detenciones son parte de una estrategia de las autoridades para promocionar sus actuaciones de cara a las elecciones locales que se celebrarán a lo largo de este año en gran parte del país, según informó el diario 'El Universal'. La Santa Muerte cuenta con miles de seguidores en México, aunque el Gobierno no la reconoce como una iglesia, ya que tradicionalmente ha estado asociada a grupos de delincuentes. 'El Párroco', considerado como un obispo, prometió construir un gran templo a pesar de que no cuenta con un patrimonio importante.