La canciller alemana, Angela Merkel, este martes durante el congreso de la Unión Cristianodemócrata (CDU)
La canciller alemana, Angela Merkel, este martes durante el congreso de la Unión Cristianodemócrata (CDU) - AFP

Merkel, reelegida presidenta de la CDU con el 89,5% de los votos

Antes de la votación, la canciller se había dirigido a sus filas para pedirles apoyo y unidad, tras advertir de que la campaña para su reelección «no va a ser fácil»

BERLÍNActualizado:

La canciller de Alemania, Angela Merkel, ha sido reelegida hoy presidenta de la Unión Cristianodemócrata (CDU) con un 89,5 % de los votos, en el congreso federal que celebra la formación en Essen (oeste) para preparar la campaña electoral de las generales de 2017.

Merkel obtuvo este resultado, frente al 96,7 % logrado dos años atrás, y fue ratificada así como líder del partido, dos semanas después de haber anunciado que optará a un cuarto mandato como canciller en los comicios previstos para dentro de diez meses.

Antes de la votación, Merkel se había dirigido a sus filas para pedirles apoyo y unidad, tras advertir de que la campaña para su reelección «no va a ser fácil».

La canciller alemana ha reconocido ante el congreso de la Unión Cristianodemócrata (CDU), que «Alemania enfrenta sus elecciones más complicadas desde la reunificación» y ha marcado territorio a izquierda y derecha. Por la izquierda, ha dejado claro a los suyos que «hay que evitar» un posible tripartito de izquierdas cuya formación «dependerá solamente de si tienen margen numérico». A la extrema derecha de Alternativa para Alemania (Afd), le ha recordado que «aquí, quién es el pueblo es algo que decide el pueblo entero y no solo unos pocos y demasiado ruidosos», en referencia al popular «nosotros somos el pueblo» que corean a menudo los manifestantes del movimiento afín a AfD Pegida (Patriotas contra la islamización de occidente). Ha llamado a la unidad y ha situado su candidatura exactamente en el centro del arco político alemán. «La CDU, junto a la CSU, es el único partido de centro de Alemania», ha dicho, arrancando aplausos de los delegados en Essen.

«Durante mis largas deliberaciones sobre si debía volver a presentarme o no, muchos de vosotros os habéis acercado para decirme: tienes que… tienes que…» ha confesado la canciller alemana, «menos mal, lo contrario habría sido bochornoso… pero esto es algo que solo conseguiremos juntos, así que ahora soy yo la que os digo a vosotros: tenéis que… tenéis que….».

En su discurso de hora y media de duración, Merkel ha subrayado que no todos los refugiados llegados a Alemania podrán permanecer en el país. «A muchos tendremos que decirles que lo sentimos, que no pueden quedarse», ha explicado, pero ha garantizado que cada una de las solicitudes de asilo se evaluarán individualmente para determinar si les asiste el derecho a quedarse o no. También ha recibido grandes aplausos al pronunciarse a favor de vetar del burka u otros velos islámicos integrales «en los espacios públicos donde ello es posible prohibirlos», para resaltar que en una sociedad abierta corresponde ir «con el rostro descubierto», y cuando ha denunciado los mensajes de odio que, de modo creciente, se difunden en internet, sean de contenido xenófobo o de cualquier otra forma de extremismo, para recordar que las redes sociales «no deben ser un espacio al margen de la ley».

Sobre Europa, Merkel ha remarcado la necesidad de hacer cumplir el Pacto de Estabilidad, así como de forjar un mayor esfuerzo en seguridad interna y externa, en el que ha destacado un refuerzo de las fronteras exteriores y un nuevo papel más responsable en el seno de organizaciones como la OTAN.

«Está en nuestra mano lograr el futuro que anhelamos para nuestro país», ha añadido, para lo que es preciso llevar adelante una campaña cohesionada, dentro de su partido y también con el apoyo de su hermanada Unión Socialcristiana de Baviera (CSU).