La canciller alemana, Angela Merkel, reacciona durante la rueda de prensa
La canciller alemana, Angela Merkel, reacciona durante la rueda de prensa - EFE

Merkel garantiza la continuidad de la CDU en la gran coalición

Según una encuesta realizada por Forsa, un 60% de los votantes de la CDU desean que el partido siga en «curso Merkel»

Corresponsal en Berlín Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La previsible convulsión que el proceso de sucesión de Angela Merkel ha causado en la Unión Cristianodemócrata (CDU) no se trasladará al Gobierno de Berlín, según ha dejado claro este lunes la canciller alemana en la rueda de prensa posterior a la reunión de la directiva. «Lo importante es si la CDU se siente no obligada y convencida de seguir formando parte de la gran coalición con los socialdemócratas, es algo que se ha discutido en esta reunión y no ha habido un solo voto en contra», ha dicho, «hay una convicción generalizada sobre las bases del acuerdo de coalición y ese mensaje es muy importante».

Merkel resolvía así las dudas sembradas por destacados miembros de su propio partido, como el presidente de Baja Sajonia, Stephan Weil, que en una entrevista había declarado que «la CDU debe decidir antes de final de año si la nueva dirección del partido sigue queriendo formar parte de este gobierno o no». Tras esas palabras burbujea un debate interno sobre el cariz que tomará el partido a partir del momento en que Merkel ya no lo dirija. Los diferentes candidatos ofrecen un catálogo de distintas respuestas que Merkel ha querido atajar con una postura para la que cuenta con el apoyo mayoritario de las bases, aunque dentro de la CDU no parece tan claro.

Según una encuesta realizada por Forsa y publicada hoy por la cadena de televisión RTL, un 60% de los votantes de la CDU desean que el partido siga en «curso Merkel», en referencia al sello de centro derecha con atención a los puntos sociales que ella ha marcado desde 2000 hasta hoy. La porción aumenta hasta los dos tercios entre todos los encuestados, incluyendo también a votantes de otros partidos, y solamente un 29% considera que es necesario un giro a la derecha, como defiende el ala más conservadora de la formación política. Merkel, que no desea tomar ya parte abiertamente en ese debate, ha sugerido durante la rueda de prensa que quien prefiera continuidad no debe optar por alguno de los candidatos.

«Merz y yo no hemos coincidido siempre en las mismas posiciones». Con estas sutiles palabras se ha distanciado de uno de los hombres de la CDU con más posibilidades en la sucesión. Se refería a Friedrich Merz, con un perfil más a la derecha que el de Merkel y con claras conexiones con las finanzas alemanas, uno de los postulados con mayor capacidad de reunir apoyos dentro de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de cara al congreso de la CDU en el que se dirimirá la sucesión y que tendrá lugar en diciembre.

Antes de ese congreso y tal como ha quedado decidido hoy en la reunión de la directiva cristianodemócrata, los candidatos a la sucesión deben presentarse ante los militantes del partido en ocho conferencias regionales que tendrán lugar las próximas semanas. Los eventos se llevarán a cabo entre finales de noviembre y mediados de diciembre y la convención del partido tendrá lugar del 6 al 8 de diciembre en Hamburgo.

«La invitación a las conferencias regionales debería dar a todos los miembros de la CDU la oportunidad de informarse sobre los candidatos», ha explicado Merkel, «con esta decisión de llevar a cabo conferencias regionales, contribuimos a la transparencia y a la democracia dentro del partido». Hasta ahora, hay doce candidatos que quieren seguir a Merkel como presidente del partido, entre los que destacan la Secretaria General de la CDU, Annegret Kramp-Karrenbauer, el Ministro de Salud Jens Spahn y el exlíder de la facción de la Unión, y el citado Friedrich Merz.

Un solicitante se convierte en candidato al ser propuesto por escrito por una organización autorizada del partido. Por ejemplo, la junta ejecutiva federal de la CDU, las asociaciones estatales, distritales o las asociaciones federales de la CDU tienen derecho a hacerlo. Si en las conferencias regionales planeadas realmente doce candidatos hablan es poco probable. Según la decisión de la ejecutiva federal, todos los candidatos deben disponer del mismo tiempo para hablar en las conferencias. Después, los miembros de la CDU podrán hacer preguntas al candidato.

El ala más conservadora de la CDU, agrupada en el llamado «Cïrculo de Berlín», desea aprovechar el proceso de sucesión para propiciar un cambio de política y que el partido recupere voto en la derecha. Unos veinte políticos cristianodemócratas, encabezados por el diputado Wolfgang Bosbach, sostienen que en los últimos años se han descuidado de manera grave las señas de identidad del partido, dejando espacio libre a los populistas de Alternativa por Alemania (AfD). Consideran también que, dado que en las encuestas la gran coalición no obtiene ya el apoyo que necesitaría para seguir gobernando, la CDU debe abandonar el acuerdo y emprender un camino más a la derecha.