El hotel de cinco estrellas donde se han producido los hechos

El asalto armado a un hotel de lujo en Pakistán acaba con un guardia de seguridad y terroristas muertos

La acción ha sido reivindicada por el Ejército de Liberación de Baluchistán, según Reuters

PakistánActualizado:

El asalto armado a un hotel de lujo en la conflictiva provincia de Baluchistán, en el suroeste de Pakistán, finalizó este sábado con la muerte de tres terroristas y un guardia de seguridad.

«Los tres terroristas han muerto a manos de las fuerzas de seguridad», informó a Efe el ministro del Interior de Baluchistán, Mir Zia Ullah, que precisó que en el momento del ataque no había ningún extranjero en el hotel.

Los atacantes mataron a un guardia a la entrada del hotel Pearl Continental, situado en la ciudad costera de Gwadar, y a continuación accedieron en el edificio, según fuentes militares citadas por Reuters. Esta misma agencia indica que la acción ha sido reivindicada por el llamado Ejército de Liberación de Baluchistán.

La Policía se enzarzó en un tiroteo con los agresores, al mismo tiempo que acordonaron los alrededores del hotel. Comandos de la Marina paquistaní están colaborando en la operación. Según el ministro de información de la volátil provincia, Zahoor Buledi, los huéspedes del hotel han sido evacuados y de momento no hay víctimas que lamentar.

Según la Oficina de Información del Ejército (ISPR), «los terroristas abrieron fuego contra el guardia de seguridad del Pearl Continental, que falleció», según estas fuentes, informa Efe.

Los residentes de este hotel de cinco estrellas fueron «evacuados a un lugar seguro», indicó la ISPR, antes de añadir que «los terroristas fueron rodeados por las fuerzas de seguridad en una escalera que conduce al último piso».

El ataque, que comenzó sobre las 16.50, hora local (las 13.50 en la España peninsular) se produce apenas unas semanas después de que 14 personas, entre ellas 11 efectivos seguridad, fueron asesinadas por hombres armados cerca de Ormara en Gwadar.

Región violenta

Baluchistán, la región más extensa y menos poblada del país asiático, es escenario de ataques habituales de grupos secesionistas, así como de grupos armados islamistas y redes mafiosas que operan en todo el país, lo que la convierte en una de las más inestables e inseguras de Pakistán.

El mes pasado, también en Baluchistán, un grupo de hombres armados mató a tiros a 14 personas tras parar los autobuses en los que viajaban y mirar sus tarjetas de identidad. Entre los muertos, en su mayoría civiles, había un oficial de la Armada paquistaní y un Guardacostas.

La ciudad donde se ha producido el asalto al hotel, Gwadar, es un punto clave de los intereses chinos en Pakistán. De hecho, China cuenta con una gran presencia en este país, a través del Corredor Económico China-Pakistán (CPEC), un multimillonario proyecto de infraestructuras financiado por Pekín con 60.000 millones de dólares de inversión.