Policías brasileños cerca de la escuela donde se ha producido el tiroteo - REUTERS | Vídeo: ATLAS

Tiroteo BrasilAl menos 10 muertos en un tiroteo en una escuela de Sao Paulo

Los fallecidos son cinco niños, un empleado de la escuela y dos adolescentes, que supuestamente realizaron los disparos y se suicidaron después

Corresponsal en Sao PauloActualizado:

Dos jóvenes encapuchados mataron a diez personas e hirieron a otras diecisiete este miércoles en una escuela del municipio de Suzano, en la región metropolitana de São Paulo, en Brasil, tras entrar disparando en un centro educativo durante la mañana, cuando los estudiantes tenían un descanso ytomaban un refrigerio. La Policía identificó a los asesinos, los adolescentes Guilherme Taucci Monteiro, de 17 años, y Luiz Henrique de Castro, de 25, que se suicidaron antes de ser capturados por los agentes.

«Ha sido la escena más triste que he visto en toda mi vida. Me deja muy triste que esto ocurra en São Paulo, en Brasil», declaró el gobernador de la ciudad, João Doria, que se desplazó en helicóptero a la Escuela Estatal Raúl Brasil, lugar donde se produjeron los hechos. Entre las víctimas mortales figuran seis niños, dos empleadas de la escuela y dos adolescentes, que murieron en el hospital.

«Entraron en la escuela y dispararon a la coordinadora pedagógica y luego a otra empleada en la hora del refrigerio. Después se dirigieron al patio y dispararon contra otros alumnos de la escuela secundaria, pues a esa hora solo hay alumnos de secundaria», informó el comandante general de la Policía Militar de São Paulo, Marcelo Salles. Según el coronel, antes de entrar a la escuela los adolescentes le dispararon a un comerciante en la calle, un hombre que se encuentra en estado grave. Al cierre de esta edición no se sabe si los casos están relacionados.

Muy armados

Horas después de la masacre, la policía local no manejaba informaciones sobre las causas que habían provocado el ataque ni tampoco era capaz de establecer la reación de los asesinos con la escuela. Los jóvenes utilizaron capuchas con el dibujo de una calavera cuando arrebataron la vida a los estudiantes. Un coche de la Policía que pasaba por la escuela intervino cuando los agentes escucharon los gritos de los alumnos, evitando que la tragedia fuese a peor y precipitando el suicidio de los criminales.

Durante el registro policial después de los hechos, los agentes encontraron en la escuela dos arcos y flechas, un revólver 38, varias botellas que podían ser empleadas como cócteles molotov y una maleta sospechosa, que se temía que tuviera explosivos. Para apoyar la operación, se activó un escuadrón especializado en bombas.

«Los tipos nos persiguieron y comenzaron a matar hasta que se les descargó el arma», explicó en la cadena de TV Globo Rosni Marcelo Grotliwed, un estudiante de 15 años que vio a los encapuchados entrando al pasillo con pistola y puñal. «Un amigo mío fue apuñalado y otro, disparado», relató.

Varios vídeos grabados en el interior de la escuela muestran la desesperación de los alumnos y de los profesores, que gritaban, corrían y trataban de escapar en medio de los cuerpos. En otra grabación, se aprecia a los muchachos saltando el muro de la escuela para escapar del tiroteo. En las imágenes, tomadas con teléfonos móviles, se pueden apreciar los cuerpos de las víctimas.

Otro vídeo, registrado por la cámara de seguridad de un vecino, muestra el momento en que los asesinos llegan a la escuela en un coche blanco, estacionan y salen del vehículo, entrando tranquilamente por la puerta principal, que estaba abierta. Según datos del municipio, la escuela tiene 358 alumnos pequeños y 693 adolescentes. La institución ocupa una cuadra completa en el centro de Suzano, y es también un centro de idiomas.

Decreto de Bolsonaro

A finales de enero, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, cumplió una de las promesas más importantes de su campaña electoral y facilitó la posesión de armas de fuego. La norma dio mayor acceso a la tenencia de armas, un tema polémico en un país con altos índices de delincuencia y que el años pasado registró su récord de asesinatos, con 63.880 personas, un promedio de 175 casos por día.

«El pueblo decidió por comprar armas y municiones y nosotros no podemos negar lo que el pueblo quiso en ese momento», declaró el mandatario ultraderechista al firmar el decreto. Bolsonaro, que durante su campaña simulaba disparar un arma como uno de los símbolos de su candidatura, se refería al referendo realizado en el 2005, cuando el 63% de los brasileños votó a favor del comercio de armas, tras la aprobación del Estatuto de Desarme.

La política de «armas para todos» permite que cada brasileño pueda comprar hasta cuatro armas, a no ser que demuestre la necesidad de una cantidad mayor. Quienes tengan niños o personas con discapacidad mental a su cargo, tendrán que comprobar que tienen un lugar seguro para guardar las armas.