Al menos doce personas fallecen y veinte resultan heridas al caer un autocar por un barranco en el centro de Portugal

LISBOA. Fernando Lima, corresponsal
Actualizado:

Al menos doce personas murieron y otras veinte resultaron heridas, algunas de ellas de extrema gravedad, en el accidente de un autocar que se precipitó a las ocho de la tarde de ayer (las nueve en España) por un barranco cerca de Santa Comba Dao, en el centro de Portugal, según anunció el centro de coordinación de los servicios de socorro.Unidas de bomberos, sanitarios y agentes de Tráfico trabajaron durante horas para rescatar la totalidad de los cuerpos del interior del vehículo, que quedó destrozado.Un oficial de las fuerzas de Seguridad manifestó a la cadena de televisión Sic Noticias que, a medida que eran rescatados, los heridos fueron trasladados a los hospitales cercanos de Santa Comba Dao, Viseu, Manteigas y Tondela, a pocos kilómetros del lugar del suceso.El vehículo, contratado por el Ayuntamiento de Viseu, disponía de treinta y ocho plazas y regresaba de una excursión efectuada por vecinos de esta pequeña localidad al santuario de la Virgen de Fátima, añadió Sic Noticias.El autocar se precipitó por un barranco de unos treinta metros de profundidad en una curva a la salida de un puente sobre el río Dao, cerca de Santa Comba Dao, la ciudad natal del dictador Antonio Oliveira Salazar.Las fuerzas de Seguridad barajaban diversas hipótesis para explicar el suceso, entre las que destacaban anoche el exceso de velocidad, la posibilidad de una distracción del conductor o un fallo mecánico, aunque la realidad sólo será conocida tras la pertinente investigación.La carretera por la que circulaba el autocar, la IP3, que enlaza Coimbra y Viseu, está considerada como una de las vías más peligrosas de Portugal y es conocida entre los habitantes de la región como «la carretera de la muerte».Apenas veinticuatro horas antes del suceso, vecinos de Santa Comba Dao se manifestaron en protesta por la peligrosidad de esta ruta, que hasta ayer se había cobrado la vida de 79 personas en numerosos accidentes ocurridos en los últimos diez años a causa de su obsoleto trazado y su mal estado de conservación.

DESASTRE DE CASTELO DE PAIVA

El siniestro se ha producido apenas tres semanas después de la caída de otro autocar y de tres automóviles al río Duero, a unos 30 kilómetros de su desembocadura en Oporto, tras el derrumbe de un puente a causa de la crecida del río en Castelo de Paiva, al norte del país.En aquella ocasión perdieron la vida alrededor de 70 personas, de cuyos cuerpos sólo 16 han sido recuperados tras ímprobos trabajos, la mitad de ellos en las costas gallegas, después de ser arrastrados centenares de kilómetros por las corrientes marinas.