Al menos cinco guardias iraquíes mueren en el atentado contra la oficina de Hakim en Bagdad

Teherán. Agencias
Actualizado:

Al menos cinco personas murieron y otras 24 resultaron heridas en un atentado suicida cometido esta mañana en Bagdad contra la oficina del jefe chií iraquí, Abdelaziz Hakim, que no resultó alcanzado, según un nuevo balance ofrecido por diferentes fuentes.

"Entre tres y cuatro guardias murieron", declaró a France Presse Haitham Husseini, portavoz del movimiento de Hakim, el Consejo Supremo de la Revolución Islámica (CSRII), principal partido chií del país, afirmando que se trató de un atentado suicida.

El hijo del jefe chií, Mohsen Hakim, declaró por teléfono desde Teherán, que el atentado había dejado entre cuatro y cinco muertos entre los guardias y una fuente médica informó en Bagdad de que una mujer había muerto y otras 24 personas resultaron heridas, dos de ellas de gravedad.

"Entre los heridos figuran ocho guardias", indicó una fuente del hospital Ibn Nafis, que previamente había hablado de un muerto y ocho heridos.

"Cuatro o cinco guardias murieron como mártires y hubo varios heridos. Gracias a Dios, Abdelaziz Hakim está sano y salvo", declaró Mohsen Hakim, hijo del jefe del Consejo Supremo de la Revolución Islámica en Irak (CSRII), organización de refugiados en Irán previo a la caída de Sadam Husein.

Según Mohsen Hakim, un grupo de individuos lanzó un automóvil cargado de explosivos contra la entrada de la oficina. Este atentado fue perpetrado por "los enemigos de la nación iraquí que rechazan que las elecciones (generales) tengan lugar en la fecha prevista" del 30 de enero, añadió.

"Son los mismos que mataron a Mohamed Baqer al Hakim", el ex jefe del CSRII, muerto en agosto de 2003 por la explosión de un coche bomba en Nayaf, ciudad santa chií situada a 160 kilómetros al sur de Bagdad, dijo.

Abdelaziz Hakim es el cabeza de lista de la Coalición para las elecciones generales del 30 de enero. Esta lista es la favorita, ya que se formó con la bendición del más prestigioso de los jefes religiosos chiíes, el gran ayatolá Alí Sistani.