Reuters

Al menos 7 niños muertos y 57 heridos al derrumbarse una escuela en Kenia

El suceso se produjo en la escuela Precious Talent School en la zona de Ngando, en el oeste de la capital

Johanesburgo Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El derrumbe de una escuela en la capital de Kenia, Nairobi, deja al menos a siete estudiantes muertos y más de sesenta heridos, según los servicios de emergencia. Un funcionario señaló la mala construcción de la escuela como posible causa del accidente.

La tragedia ocurrió el lunes a primera hora de la mañana, antes de las 7 hora local (04:00 GMT), en el colegio de dos plantas Precious Talent School ubicado en el suburbio de Dagoretti, al oeste de la capital keniana y que tendría matriculados a cerca de 800 alumnos. El piso superior de la escuela privada, donde se encontraban los alumnos de primaria, se derrumbó atrapando a los estudiantes de sexto, séptimo y octavo grado que estaban preparando los exámenes nacionales. Esta nueva tragedia ha puesto en entredicho no solo el trabajo de los contratistas, si no la calidad de los materiales empleados –madera y paneles de metal- y las estructuras inseguras de muchos de los edificios de la capital del país. Un profesor de la escuela señaló como principal culpable del accidente al director del centro educativo, Moses Wainaina Ndirangu, por haber construido con materiales de mala calidad una nueva ala para dar más cabida a estudiantes. Para Ndirangu, el colapso se produjo debido a unas recientes obras en el alcantarillado que debilitó los cimientos de la escuela. El organismo encargado de inspeccionar los edificios a nivel nacional iniciará una investigación sobre el inmueble derrumbado. Según constatan los medios locales, las condiciones meteorológicas en las horas previas al incidente no habían sido extremas, no se registraron ni fuertes vientos ni lluvias.

Por su parte, los vecinos, quienes iniciaron las labores de salvamento, se quejaron de la demora en la llegada de los equipo de rescate que no se personaron en el lugar de los hechos hasta una hora después del trágico suceso. Según los informes, los equipos de salvamento tuvieron muchas dificultades para acceder a la escuela debido a la multitud de curisosos que se acercaron tras escuchar el desplome del edificio.

La Cruz Roja de Kenia confirmó el balance provisional de víctimas: «Hasta ahora, podemos confirmar siete muertos y 57 heridos», dijo a Al Jazeera Peter Abwao, gerente de relaciones públicas y comunicaciones de la Cruz Roja de Kenia. Horas más tarde el Secretario de Educación del Gabinete, George Magoha, elevaba la cifra de heridos a 64, dos de los cuales estarían en estado crítico y confirmaba que más de 600 alumnos habían sido atendidos en un hospital próximo. A pesar de que se trate de un centro privado, el portavoz del Gobierno aseguró que la administración correrá con los gastos médicos derivados del accidente. Además, Magoha ordenó el cierre de la escuela para realizar controles de seguridad. Por su parte, el presidente keniano, Uhuru Kenyatta, envió sus «más sinceras condolencias» a las familias de los niños afectados en Twitter.

Las autoridades han advertido reiteradamente que solo en Nairobi hay entre 30.000 y 40.000 edificios construidos sin los permisos necesarios que corren el riesgo de derrumbarse. En 2016, un bloque residencial de seis pisos se desplomó matando a 51 personas después de fuertes lluvias en la capital del país.