Varios hombres de blanco durante el asalto a una estación de metro de Hong Kong
Varios hombres de blanco durante el asalto a una estación de metro de Hong Kong - Reuters

Al menos 36 heridos en un ataque de simpatizantes de China contra manifestantes de Hong Kong

Una turbamulta de hombres vestidos de blanco, presuntos matones de las triadas, asaltan una estación de metro y golpean con cañas de bambú a quienes venían de las protestas

Enviado especial a Hong KongActualizado:

Las protestas contra la ley de extradición a China, suspendida pero no retirada, han desatado la violencia en Hong Kong, donde anoche se vivieron los mayores enfrentamientos desde el estallido de esta revuelta popular hace más de un mes. Mientras, por un lado, miles de jóvenes libraban una batalla campal contra la Policía en el centro de la isla, por otro, un numeroso grupo de simpatizantes de China atacaba a quienes parecían manifestantes en la parada de metro de Yuen Long, en la distante zona de los Nuevos Territorios.

Según informa el periódico South China Morning Post, dejaron al menos 36 heridos que tuvieron que ser hospitalizados. De ellos, uno se encuentra grave y cinco presentan serias lesiones, a tenor de la televisión pública de Hong Kong.

Un momento del asalto
Un momento del asalto - Reuters

Tal y como muestran las imágenes que circulan por las redes sociales, una turbamulta de hombres vestidos de blanco asaltaron la estación de metro alrededor de las 22:45 (16:45, hora peninsular española). Armados con palos y cañas de bambú, golpearon brutalmente a todo aquel que iba de negro, el color de los manifestantes, o parecía que venía de las protestas en el centro de la ciudad.

Pero no se limitaron solo a ellos, ya que también apalearon a periodistas, diputados pro-democráticos e incluso a una mujer embarazada. En los vídeos disponibles en internet, se ve a los asaltantes romper una persiana metálica para entrar en la estación y perseguir a los pasajeros a golpes por las escaleras mecánicas o dentro de los vagones, entre los gritos aterrados de las víctimas. A pesar de las llamadas de auxilio, la Policía tardó en acudir más de media hora, cuando ya se habían marchado los asaltantes.

Se sospecha que podrían ser matones pagados de las triadas y simpatizantes de China, que pretenden así amedrentar a los manifestantes que están desafiando al autoritario régimen del Partido Comunista con sus protestas contra la ley de extradición. De hecho, un diputado partidario del Gobierno que vive en Yuen Long, Junius Ho, fue grabado por la zona saludando y alzando el pulgar a un grupo de hombres vestidos de blanco. En su cuenta de Facebook, decía este lunes que se había encontrado con un grupo de «hombres caballerosos» que protegían sus hogares.

Los hombres de blanco golpean a la gente en la estación
Los hombres de blanco golpean a la gente en la estación - Reuteres

En la concentración del sábado a favor del Gobierno y la Policía, y en teoría contra la violencia, Arthur Shek, cofundador del periódico financiero Economic Times, abogó por dar un escarmiento a los manifestantes con cañas de bambú. En un vídeo de su intervención, incluso anima a aprender de “los vecinos de Yuen Long” y a comprar cañas de bambú, no de metal, de medio metro.

Aunque la Policía envió de madrugada a un centenar de agentes al pueblo de Nam Pi Wai, donde se habían concentrado los presuntos asaltantes, no detuvo a nadie, pero sí se incautó de varias barras de hierro, recoge el SCMP. Esta pasividad policial, que muchos hongkoneses interpretan como connivencia con los matones, y la complicidad del bando pro-chino han enfurecido aún más a la mayoría de la sociedad hongkonesa, que corre un gravísimo riesgo de fractura social.