Imagen cedida por el Departamento de Bomberos de Minas Gerais tras la rotura de la presa
Imagen cedida por el Departamento de Bomberos de Minas Gerais tras la rotura de la presa - AFP

Al menos 200 personas pueden estar desaparecidas por la rotura de una presa en Brasil

Las autoridades del estado brasileño de Minas Gerais aún no han confirmado si el vertido ha causado víctimas mortales

EFE
Río de JaneiroActualizado:

Unas 200 personas pueden estar desaparecidas por la rotura este viernes de una represa que contenía residuos minerales de la compañía Vale, la mayor productora mundial de hierro, según el Cuerpo de Bomberos del estado brasileño de Minas Gerais.

Una de las represas de la Vale en jurisdicción de Brumadinho, municipio de Minas Gerais (sudeste de Brasil), se ha roto este viernes y un río de lodo ha destruido algunas casas próximas a un poblado vecino, pero las autoridades no han confirmado hasta ahora si el vertido ha causado víctimas mortales. De acuerdo con el Cuerpo de Bomberos, cuatro personas han sido atendidas hasta ahora en hospitales públicos por heridas causadas por el vertido, pero su estado es estable.

El presidente de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, quien tiene previsto visitar el lugar de la tragedia este sábado, ha afirmado que la mayor preocupación del Gobierno en este momento es atender a las eventuales víctimas de la «grave tragedia». El Ejecutivo ha creado además de un gabinete de crisis sobre la situación y ha afirmado «que todas las medidas posibles están siendo tomadas» ante la gravedad de los hechos.

Según mostraron las imágenes de televisión, el río de lodo generado tras la ruptura del dique ha arrasado diversas viviendas, vehículos y objetos que encontró a su paso. La minera Vale, la mayor exportadora de hierro del mundo, ha admitido que el accidente puede haber causado víctimas. «Había empleados en el área administrativa, que fue afectada por los residuos, indicando la posibilidad, aún no confirmada, de víctimas», ha informado el gigante minero en un comunicado.

El incidente se produce tres años después de que la rotura de los diques de la minera Samarco, controlada por Vale y BHP Billiton, provocara la mayor catástrofe ambiental de Brasil, que causó 19 muertos por un vertido de residuos minerales también en el estado de Minas Gerais. La tragedia de entonces generó una ola de siete millones de metros cúbicos de residuos minerales (níquel, sílice y hierro), mezclada con otros 55 millones de metros cúbicos de agua.