Parking en el que el atacante ha sido abatido por la Policía - AFP | Vídeo: AT

Al menos siete muertos y catorce heridos en un nuevo tiroteo en Texas

La tragedia se produce un mes después de la matanza de El Paso

El autor de la masacre es un hombre blanco de unos 35 años

Actualizado:

Un tiroteo ha provocado una nueva tragedia en Texas. Ocurrió en la tarde de este sábado en la localidad de Odessa, en el Oeste del estado. Por el momento, las autoridades han confirmado siete víctimas mortales y catorce heridos, aunque es probable que esas cifras aumentaran con el paso de las horas.

La policía de Odessa ha confirmado que la tragedia comenzó en un control de tráfico, que el atacante se saltó. Ocurrió poco después de las tres de la tarde (diez y media de la noche en España). El sospechoso iba en un utilitario cuando fue detenido por la policía y respondió disparando a un agente. El vehículo inició su fuga hacia el Oeste de la localidad, donde disparó a más personas. Poco después, en circunstancias que todavía no se conocen, el atacante abandonó su vehículo y tomó una camioneta de reparto de correos. Siguió su fuga, con más disparos a quien se ponían en su camino.

De momento no se conoce la identidad del atacante, aunque las autoridades confirmaron que se trataba de un hombre blanco, de unos 35 años.

El incidente acabó en el parque de un complejo de salas de cine en Odessa, donde el atacante fue acorralado por la policía y murió en el enfrentamiento. El momento quedó registrado en el teléfono de Alex Woods, un joven vecino de Odessa, que compartió las imágenes con la CNN. «Escuché disparos y vi a un policía yendo a la furgoneta de correos. Allí disparó contra el hombre. Fue surrealista, había policía por todos lados», dijo a la cadena de noticias.

La tragedia se ha producido menos de un mes después de la masacre de El Paso, también en Texas, unos 450 kilómetros al Oeste de Odessa. En aquella ocasión, un atacante acabó con la vida de 22 personas en un centro comercial, en una matanza que volvió a revivir el debate nacional sobre el acceso a armas de fuego y la epidemia de tiroteos y muertes que sufre el país. Como en anteriores ocasiones con decenas de muertos, los llamamientos a la regulación no han dado de momento ningún fruto.

Las autoridades hospitalarias de Odessa han informado de que estan tratando a catorce víctimas, aunque no han dado detalles sobre su condición.

Uno de los primeros en reaccionar a la nueva tragedia fue el candidato demócrata a la presidencia Beto O’Rourke, originario de El Paso, a cuyo distrito representó en la Cámara de Representantes, y que el mes pasado desató una campaña de presión para regular las armas. «Nuestros corazones están con Midland, Odessa y todo el mundo en el Oeste de Texas que tiene que pasar por esto otra vez», dijo a través de Twitter. «Esto es lo que sabemos: hay que acabar con esta epidemia».

Por su parte, el gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, aseguró que el estado no permitirá «ser desbordado por el odio y la violencia. Nos uniremos, como los texanos siempre hacen, para responder a esta tragedia».

El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha informado desde Twitter que estaba al tanto de los acontecimientos y que las fuerzas de seguridad estaban actuando.