En los alrededores del aeropuerto de Kabul, las fuerzas de seguridad ayudan a los heridos
En los alrededores del aeropuerto de Kabul, las fuerzas de seguridad ayudan a los heridos - EFE

Un ataque suicida reivindicado por el Estado Islámico en Kabul deja al menos 16 muertos y 60 heridos

Durante el regreso de Abdul Rashid Dostum a Afganistán, un ataque suicida ha causado el pánico en el aeropuerto internacional de la capital afgana

Actualizado:

El Estado Islámico ha reivindicado la autoría del atentado suicida perpetrado este domingo en el aeropuerto de Kabul a la llegada del vicepresidente Abdul Rashid Dostum, que de momento y según el Ministerio del Interior ha causado 16 muertos y 60 heridos.

A través de su órgano portavoz, la agencia Amaq, los yihadistas han confirmado que el atentado fue perpetrado por un terrorista suicida ataviado con un chaleco explosivo que hizo estallar la entrada del aeropuerto internacional Hamid Karzai

El Ministerio del Interior afgano ha confirmado que al menos 16 personas han muerto y 60 han resultado heridas por el ataque suicida en la entrada del aeropuerto internacional de Kabul este domingo poco después de que saliera del aeródromo el vicepresidente del país, el general Abdul Rashid Dostum, según informa la cadena de televisión local Tolo.

La mayoría de las víctimas son agentes de Policía, según las fuentes de Interior.

El atentado ha tenido lugar poco después de que Dostum aterrizara en la capital afgana tras más de un año exiliado en Turquía para no afrontar judicialmente unas acusaciones por torturas y abusos sexuales.

Señor de la guerra y veterano del conflicto contra la Unión Soviética, Dostum fue acusado de ordenar el secuestro de su rival político Ahmad Eshchi, quien posteriormente fue sometido a torturas y a abusos sexuales por sus captores.

Dostum brindó su apoyo al presidente del país, Ashraf Ghani, en las disputadas elecciones de 2014, sumando el respaldo de su comunidad étnica, los uzbekos.

Mientras estaba en el exilio, Dostum recordó su influencia en la política afgana, particularmente entre las minorías, al formar una coalición con Atta Mohammad Noor, el poderoso ex gobernador de la provincia de Balj con amplio apoyo entre los tayikos y con Mohammad Mohaqiq, un líder de la minoría hazara.