Manifestantes contrarios a Sarkozy detenidos en París./ EFE
Manifestantes contrarios a Sarkozy detenidos en París./ EFE

Más de mil coches quemados y 650 detenidos tras la victoria de Sarkozy

Con los 365 coches quemados durante la pasada noche en Francia, ya son más de mil los vehículos incendiados desde la victoria del conservador Nicolas Sarkozy en las elecciones presidenciales francesas

AGENCIAS | PARÍS
Actualizado:

Con los 365 coches quemados durante la pasada noche en Francia, ya son más de mil los vehículos incendiados desde la victoria del conservador Nicolas Sarkozy en las elecciones presidenciales francesas el pasado domingo.

Según datos de la policía, 365 vehículos fueron pasto de las llamas la pasada noche, de los cuales 49 por propagación, que se suman a los 730 quemados durante la noche que siguió al anuncio de la victoria de Sarkozy sobre su rival la socialista Ségolène Royal. Aquella noche se detuvieron a cerca de 600 personas y, anoche, otras 160.

Hubo enfrentamientos entre jóvenes manifestantes hostiles a Sarkozy y las fuerzas del orden en varias ciudades anoche, como Rennes y Nantes (noroeste y oeste).

En su mayor parte se trataba de manifestantes de ultraizquierda, a los que se unieron jóvenes de barriadas conflictivas.

Y hoy en Lyon (sureste) tuvo lugar la cuarta manifestación anti-Sarkozy, con unos 400 participantes, desde la elección del que será el sexto presidente de Francia el próximo día 16.

En Toulouse (suroeste), Lille (norte) y varios barrios periféricos de París el número de coches incendiados la pasada noche superaba a lo habitual.

Enfrentamientos

La Plaza de la Bastilla ha sido escenario de enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas del orden durante las dos noches pasadas. Unas quince personas seguían hoy bajo custodia.

Dirigentes de los Partidos socialista y comunista han lanzado hoy un llamamiento a la calma y han instado a quienes están descontentos con la elección de Sarkozy al Elíseo a que se expresen en las urnas en las Legislativas de los próximos 10 y 17 de junio.

En el otoño de 2005, una ola de violencias asoló durante tres semanas a decenas de barrios conflictivos, poco después de que Sarkozy, entonces ministro de Interior, llamase "gentuza" a los jóvenes delincuentes que los habitan y prometiera limpiar esas zonas con manguera de presión.