Una patrulla vigila las calles de Lyon. En el recuadro, el posible sospechoso
Una patrulla vigila las calles de Lyon. En el recuadro, el posible sospechoso - Reuters / Efe

Más de cien investigadores, a la caza y captura del autor de la explosión de Lyon

Ningún grupo ha reivindicado hasta ahora lo que Macron calificó de «ataque»

Corresponsal en ParísActualizado:

Movilización excepcional para intentar localizar y neutralizar a un hombre de unos treinta años, sospechoso de haber depositado en una calle céntrica de Lyon la bomba que se cobró trece heridos de relativa gravedad la tarde del jueves.

La Subdirección antiterrorista del Ministerio del Interior dirige los trabajos de 90 investigadores y 30 técnicos de la Dirección Central de la Policía Judicial (DCPJ) y la Dirección General de la Seguridad Interior (DGSI), a los que acompañan una veintena de policías locales.

Movilización muy fuera de lo común, consagrada a la busca y captura de un primer sospechoso, identificado a través de las cámaras de videovigilancia. La explosión no ha sido hasta ahora reivindicada por nadie.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, fue el primero en calificar de «ataque» la explosión de una bomba «artesanal», fabricada con triperóxido de triacetona (peróxido de acetona, peroxiacetona, TATP), una sustancia altamente explosiva que puede fabricarse con relativa facilidad con productos de uso doméstico, ácido sulfúrico, agua oxigenada / peróxido de hidrógeno y acetona. Ese material ha sido utilizado por terroristas islámicos en algunas ocasiones, como los atentados de Bruselas del mes de marzo del 2016.

La maleta que explotó estaba dotada de un sistema de activación a distancia, según informa la cadena BFMTV citando fuentes próximas a la investigación.

Los portavoces oficiales del Ministerio del Interior no certifican que el sospechoso pueda ser un islamista radical. Pero nadie olvida que Lyon y su región son focos infecciosos del islamismo salafista, con muchas «tentaciones» e inclinaciones subversivas.

El centenar de especialistas consagrados a la caza y captura del sospechoso que pudo depositar el paquete bomba están «peinando» la periferia de Lyon, donde existen más de ochenta mezquitas de la más variada sensibilidad religiosa musulmana. Varias fuentes policiales han repetido, en varias ocasiones, que más de veinte de esas mezquitas y lugares de culto son centros sospechosos de propagación de ideas «extremistas».