Mártires de la libertad

La ONG Archivo Cuba tiene documentados los casos de al menos doce opositores muertos tras largos ayunos

CARMEN MUÑOZ | MADRID
Actualizado:

Por desgracia Orlando Zapata no ha sido el primero y a lo mejor no es el último. La ONG Archivo Cuba tiene documentados los casos de al menos doce opositores muertos tras largos ayunos. Aunque debido a la «desinformación propia del régimen es posible que haya más», apuntan fuentes de la oposición.

Sin mencionar a Zapata, el caso más emblemático es el de Pedro Luis Boitel. Después de morir a los 34 años en la prisión Castillo del Príncipe, su figura ha dado nombre a un movimiento de denuncia de la situación de los presos políticos y a un premio a la lucha por la libertad. Aunque combatió contra la tiranía de Batista, un Boitel desencantado con el castrismo fue detenido en 1961. Después de cumplir su condena sin ser liberado, comenzó un ayuno que 53 días después terminó con su vida. «Murió maltratado mientras agonizaba», según Archivo Cuba.

Reina Tamayo, la madre de Zapata, ha llegado a afirmar que su único delito fue gritar las consignas de «¡Abajo Fidel!» y «¡Viva Pedro Luis Boitel!». Además de Zapata, Boitel, Luis Álvarez Ríos y Enrique García Cuevas, otros casos documentados son:

Roberto López Chávez. Falleció el 11 de diciembre de 1966 a los 25 años en Isla de Pinos.

Francisco Aguirre Vidaurreta. Septiembre de 1967 en la cárcel Castillo del Príncipe.

Carmelo Cuadra Hernández. 29 de julio de 1969 en una cárcel de La Habana.

Olegario Charlot Spileta. 15 de enero de 1973 en el centro de Boniato (Santiago de Cuba).

Reinaldo Cordero Izquierdo. 21 de mayo de 1975 en la cárcel de Pinar del Río.

José Barrios Pedré. 22 de septiembre de 1977 en la cárcel de Pretensado (Las Villas).

Santiago Roche Valle. 8 de septiembre de 1985 en la prisión Kilo 7 . Sufrió un fallo cardiaco a los 45 años.

Nicolás González Regueiro. 16 de septiembre de 1992 en la prisión de Manacas (provinc