Marine Le Pen, la alegre divorciada apocalíptica
Marine Le Pen, ayer exultante tras conocer sus buenos resultados electorales - efe
perfil

Marine Le Pen, la alegre divorciada apocalíptica

Se ha divorciado en dos ocasiones y ahora vive en pareja con su director de campaña. Como abogada defendió de oficio a inmigrantes ilegales

corresponsal en parís Actualizado:

Marine Le Pen (Neuilly-sur-Seine, 1968), la líder del Frente Nacional (FN, extrema derecha), se ha divorciado en dos ocasiones y vive en «pareja» como el hombre «orquesta» de sus campañas políticas, que oscilan con éxito entre el «recentraje» político y la defensa de los valores tradicionales de la extrema derecha francesa.

Marine, como la llaman los militantes y simpatizantes, es la más joven de las tres hijas de Jean-Marie Le Pen y su primera esposa, Pierrette Lalanne, que rompió con el padre de sus hijas de manera espectacular: posando desnuda, disfrazada de «chacha»(con cofia y plumero), en la edición francesa de Playboy.

Jean-Marie Le Pen sufrió la «espantada» de su primera esposa descubriendo el amor, pasados los sesenta años, en brazos de una señora muy rubia y rica. Sus tres hijas encajaron como pudieron la escandalosa separación de unos padres que decían encarnar un rosario de valores patrióticos y morales.

Marine estudió Derecho a trancas y barrancas. Y llegó a defender a algunos inmigrantes en situación irregular, como abogada designada de oficio. Pero muy pronto descubrió una vocación política que ha terminado convirtiéndola en estrella nacional, al frente de un partido de extrema derecha que es, al mismo tiempo, el partido más votado por los obreros y los jóvenes de 18 a 24 años.

La carrera política de Marine siempre estuvo íntimamente ligada a su vida amorosa. Su primer marido, y padre de sus tres hijos (Jehanne, Louis y Mathilde), Franck Chauffroy, era un pequeño empresario simpatizante de las ideas extremistas de Jean-Marie Le Pen. Ese primer matrimonio terminó de mala manera. La joven esposa terminó soportando de mal en peor la «retórica» de un esposo demasiado dispuesto a dar «consejos políticos».

Tras su primer divorcio, Marine Le Pen volvió a encontrar la felicidad en brazos de un cuadro de su propio partido, Éric Lorio, que fue durante unos años secretario general del FN para asuntos electorales, y consejero regional del departamento de Nord-Pas-de-Calais. El segundo matrimonio se degradó con relativa rapidez. El desafortunado esposo estaba sometido a la doble presión del padre y la hija Le Pen, «mangoneando» a toda hora, sobre todo, en cuestiones íntimas y cuestiones políticas.

Tras un segundo divorcio, Marine Le Pen volvió a descubrir el amor en el lecho del futuro vicepresidente de su propio partido, Louis Aliot. La pareja Marine – Louis parece funcionar con mayor estabilidad. Él es el artífice intelectual del «recentraje» de Marine Le Pen. Él es el hombre que ha organizado la campaña victoriosa de la primera vuelta de las presidenciales. Él ha sugerido a Marine Le Pen el nuevo proyecto estratégico: «Hundir electoralmente a Sarkozy y su partido, para convertirse en la única alternativa contra la izquierda a lo largo de los próximos años».