María Corina Machado en declaraciones a la prensa en Caracas
María Corina Machado en declaraciones a la prensa en Caracas - REUTERS

María Corina Machado niega supuesto plan de magnicidio contra Maduro

El Gobierno de Venezuela acusa a la dirigente política de estar involucrada en una rebelión militar financiada por Colombia y Estados Unidos

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

No es la primera vez que el chavismo quiere meter presa a la exdiputada y dirigente nacional María Corina Machado. Tampoco es la primera vez que la acusa de ser la supuesta cabecilla de un grupo de militares para intentar un magnicidio en contra de Nicolás Maduro. La dirigente de Vente Venezuela se pronunció ayer sobre su supuesta implicación en un golpe de Estado, después de que este miércoles la agencia norteamericana Bloomberg haya revelado un expediente del régimen de Venezuela que la acusa de encabezar una rebelión militar en el país.

«No es la primera vez que me amenazan de que me van a meter presa», dijo Machado eludiendo la pregunta sobre si existe una orden formal de detención en su contra. María Corina desmiente la versión oficialista de que esté conspirando y que quiera matar a Maduro. «Escuche bien Presidente, cuando usted caiga, que será pronto, yo seré la primera en proteger su integridad física. Lo quiero vivo para que enfrente la justicia», aseguró sin vacilación al afirmar que «Venezuela colapsó y el régimen va a implosionar».

Según el informe del Tribunal Militar de Venezuela el supuesto plan financiado por los gobiernos de Estados Unidos y Colombia para sacar a Nicolás Maduro del poder, contaba con la participación de militares y políticos venezolanos, entre ellos Maria Corina Machado. Además, señala que en el mes de mayo, oficiales de alto rango de los cuatro componentes de los servicios de seguridad intentaron una insurrección. Sin embargo, los implicados rechazaron las afirmaciones de que ambos gobiernos brindaron respaldo financiero y que había una conspiración aparte, la Operación Armagedón, que pedía el asesinato de Maduro en un desfile militar en julio de 2017.

María Corina dice no haber leído el informe oficialista pero sí confirma su existencia por buenas fuentes. Las encuestas le atribuyen una alta calificación y popularidad en los cuarteles militares como a ningún otro líder venezolano. La verdad es que la mujer comparada como la Juana de Arco venezolana es una heroína por su verbo encendido, no solo en los cuarteles sino en la población civil.

Reuniones en la frontera

El informe filtrado por Bloomberg también señala que la dirigente se habría reunido con líderes colombianos en la frontera en el estado Táchira. Ella admitió haberse reunido en tres oportunidades en el Puente Internacional Simón Bolívar en la zona fronteriza, lo que no supone un complot.

«Las veces que he ido a la frontera no me he reunido con militares o con funcionarios del Gobierno distintos a los expresidentes de Colombia Andrés Pastrana y Álvaro Uribe y al nuevo presidente Iván Duque y la vicepresidenta Marta Lucía Ramirez», aseguró.

María Corina comentó que constantemente vive amenazada por los chavistas y los cuerpos de seguridad del Estado. Ha sufrido varios atentados y agresiones como diputada. También su familia y su entorno profesional. Reveló que su conductor ha sido encarcelado en el SEBIN por el régimen, pero «hay que seguir adelante luchando», dijo al admitir que se ha reunido con familiares de militares presos y desaparecidos preocupados por su situación y paradero.

Dijo que hay unos 300 militares detenidos por presunta conspiración, pero el Foro Penal Venezolano informó que la cifra aumentó a 803 uniformados detenidos desde 2017. Reconoció que en los cuarteles hay mucho descontento tanto por «el hambre y el horror al que Maduro ha sometido a 30 millones de venezolanos».

Su mensaje tanto para los militares como civiles es que se queden en Venezuela y que no se vayan. Hay descontento en todas las instituciones del país. «Este es el momento de luchar por la restitución del orden democrático y constitucional». María Corina se dirigió a los más de 11.500 soldados que quieren la baja y desertar de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.