Dos policías que intervinieron en el incidente de Filadelfia
Dos policías que intervinieron en el incidente de Filadelfia - AFP

Un delincuente mantiene en vilo a la Policía de Filadelfia durante siete horas

El narcotraficante hirió a seis policías y solo fue reducido con gas lacrimógeno

Actualizado:

Un delincuente con varias condenas por tráfico de drogas y tenencia de armas mantuvo a la policía de Filadelfia en vilo durante siete horas el miércoles. Atrincherado en la primera planta de la casa en la que residía, Maurice Hill de 36 años, disparó de forma indiscriminada a unos agentes que habían ido a buscarle con una orden de detención y acabó hiriendo a seis de ellos, que ya han sido dados de alta.

«Es un verdadero milagro que no haya habido varios muertos en el cuerpo de policía de Filadefia después de este tiroteo», dijo ayer en conferencia de prensa el comisario de policía de la ciudad, Richard Ross. El propio comisario llegó a hablar por teléfono con el agresor, para intentar convencerle de que depusiera las armas y se entregara, algo que finalmente hizo cuando se usó gas lacrimógeno.

Hill, el agresor, no tenía ninguna exigencia. Acababa de ser padre y simplemente se resistía a regresar a prisión, donde ya había estado en varias ocasiones por diversos delitos. Cuando los agentes fueron a su residencia con la orden de arresto, tomó cinco rehenes -tres civiles y dos policías- y se parapetó con ellos. En un momento disparó indiscriminadamente por la ventana de la casa e hirió a los agentes, que se protegieron detrás de sus vehículos.

Una cadena de televisión local, Fox 29, informó de que Hill había retransmitido el tiroteo a través de Facebook, algo que ayer desmintió la propia red social. La policía sí reveló que el agresor había hablado durante el incidente con su pareja haciendo uso de una aplicación de llamadas a través de vídeo. También estuvo en contacto con la policía a través de su teléfono.

Hill tenía dentro de su vivienda todo un arsenal de armas de fuego. Después de las masacres de hace dos semanas en Texas y Ohio, el Capitolio estudia someter a votación leyes para restringir la tenencia de armas en EE.UU. En casos como el de Filadelfia, sin embargo, se suelen emplear pistolas compradas en el mercado negro, porque por ley los condenados por delitos graves no pueden adquirir armas de fuego.

Donald Trump fue informado del incidente en Filadelfia y tras la detención del agresor dijo en la red social Twitter que, dado el historial delictivo de este, «no debería haber quedado en libertad» y prometió «que acabará cumpliendo una larga sentencia», aunque eso es algo que ahora debe decidir un juez y no el gobierno. La fiscalía anunció ayer que prepara una demanda por intento de homicidio, entre otros cargos, algo que puede costarle la perpetua.

Si se excluyen los suicidios, en 2018 murieron en EE.UU. 14.611 personas en incidentes con armas de fuego.