El Reino Unido ofreció a Argentina en 1974 compartir la soberanía de las Malvinas
Veteranos de la guerra de las Malvinas, de visita en las islas hace pocos días - reuters

El Reino Unido ofreció a Argentina en 1974 compartir la soberanía de las Malvinas

«La Nación» revela la propuesta británica durante el último gobierno de Juan Domingo Perón, que murió antes de poder concretar el proyecto

corresponsal en buenos aires Actualizado:

Argentina perdió una ocasión de oro para recuperar las islas Malvinas. En 1974 el Reino Unido le ofreció compartir, con ambas banderas ondeando, la administración del archipiélago del Atlántico Sur. La propuesta la hizo el Gobierno británico durante el último gobierno de Juan Domingo Perón (1973-74). El destino quiso que el viejo general muriera antes de poder concretar el proyecto. «Aceptemos –confió Perón–. Si ponemos un pie sobre las islas, no nos sacan más». La reflexión se la hizo a Alberto Vignes, su ministro de Asuntos Exteriores de la época, en presencia del exembajador Carlos Ortiz de Rozas.

«Si ponemos un pie sobre las islas, no nos sacan más», pensaba Perón

Las revelaciones de estas negociaciones las publica este martes el diario «La Nación». Según recoge el matutino, la propuesta está archivada en algún rincón de la Cancillería, como se denomina en Argentina al Ministerio de Asuntos Exteriores. El periódico logró tener acceso a un copia donde, según el escrito, se trata de «poner fin a la disputa sobre la soberanía» y «crear una atmósfera favorable dentro de la cual los isleños podrían desarrollarse de acuerdo a sus intereses». El documento fue entregado por el exembajador británico en Buenos Aires, James Hutton, al propio Perón y a su ministro Vignes, «en una reunión confidencial».

Concesiones

En uno de los puntos sobresale que las banderas de Gran Bretaña y de Argentina serían «enarboladas juntas». También que los idiomas oficiales serían el español y el inglés. El acuerdo no podía ser más beneficioso para las aspiraciones de Argentina. Londres nunca antes había expresado su disposición de hacer tantas concesiones, incluso la de «designar de forma alternativa por la Reina y el presidente de Argentina» al gobernador de las islas. «Sobre estas bases –reza el documento que difunde «La Nación»– el Gobierno de Su Majestad propone que, si el Gobierno está de acuerdo, deberían realizarse conversaciones oficiales o preliminares en Buenos Aires lo antes posible».

El 1 de julio de 1974, tres semanas después de la reunión entre Perón y la comitiva inglesa, el viejo General murió de un cáncer. Su viuda, María Estella Martínez de Perón, se quedó al frente de un Gobierno sin rumbo y con la brújula perdida. «Los ingleses se dieron cuenta de que sin Perón la iniciativa no iba a ningún lado y retiraron la propuesta», observa Ortiz Rozas. El diplomático en retiro, de 85 años, añade que la viuda no debió querer insistir con la propuesta, «porque temía a algunos sectores que pretendían una posición más dura con Gran Bretaña». Es posible que «isabelita», como se refería Argentina a ella, tuviera en mente a las Fuerzas Armadas. Derrocada en marzo de 1976 por un golpe militar, el exgeneral Leopoldo Fortunato Galtieri invadió las islas el 2 de abril de 1982. Este año se cumple el 30 aniversario de un desembarco que supuso el principio del fin de la dictadura.