Un inmigrante del Aquarius
Un inmigrante del Aquarius - REUTERS

Malta agradece a Macron un plan que pone la carga sobre España

Bruselas coordinó el acuerdo para repartir los 141 refugiados del Aquarius y 114 de Malta

BRUSELASActualizado:

España, Francia, Alemania, Portugal y Luxemburgo acordaron ayer hacerse cargo de los 141 inmigrantes rescatados en el Mediterráneo por el Aquarius, después de que Malta aceptara el desembarco tras varios días de espera. Se trata del primer acuerdo de este tipo alcanzado entre varios países europeos, después de que el primer ministro maltés, Joseph Muscat, autorizara el desembarco en sus puertos como «base logística», tras unas negociaciones coordinadas por la Comisión Europea en Bruselas.

Fuentes comunitarias informaron a Efe de que la Comisión Europea (CE) ha estado «en contacto» con los Estados miembros desde el lunes «para proporcionar apoyo coordinado y lograr una solución al incidente».

El presidente francés, Emmanuel Macron, atribuyó el acuerdo para desbloquear la situación a una iniciativa franco-maltesa y agradeció a través de su cuenta de Twitter su «gesto humanitario» a las autoridades maltesas, a las que brindó su «total solidaridad». Las autoridades maltesas también agradecieron al jefe del Estado francés su intervención.

SOS Méditerranée, una de las ONG que operan el Aquarius, confió ayer en que todos los trámites necesarios para poner rumbo a Malta puedan cerrarse «en las próximas 24 horas». E igualmente, esperó que no se cumpla la amenaza de las autoridades de Gibraltar de retirar los permisos al barco para navegar con pabellón gibraltareño, por haber efectuado operaciones de salvamento cuando solo está registrado como buque de investigación.

El acuerdo alcanzado ayer sobre los inmigrantes recogidos por el Aquarius incluye también la acogida de otras 114 personas rescatadas por las autoridades maltesas en los últimos días y que serán distribuidas entre Malta y estos cinco Estados, explicaron las fuentes, que precisaron que el papel del Ejecutivo comunitario ha consistido en «coordinar» el contacto entre los países.

«Celebro la decisión de las autoridades maltesas de autorizar el desembarco del Aquarius. Esto ha sido posible gracias al apoyo de Francia, España, Alemania, Portugal y Luxemburgo, que acordaron cada uno hacerse cargo de una parte de los migrantes a bordo», declaró a Efe el comisario europeo de Inmigración, Dimitris Avramópulos.

El eurocomisario felicitó a esos Estados miembros de la UE «por su solidaridad y por compartir la responsabilidad», tras «intensos» contactos en los últimos días «facilitados y coordinados» por la Comisión Europea. Avramópulos agregó que la CE se ha comprometido a continuar con ese trabajo de «coordinación» hasta que se puedan «establecer acuerdos más estables».

«No podemos confiar en arreglos ‘ad hoc’, necesitamos soluciones sostenibles. No es solo responsabilidad de uno o unos pocos Estados miembros, sino de la Unión Europea en su conjunto», resaltó el comisario.

De los 141 inmigrantes del Aquarius, España se ha comprometido a acoger a 60 y Luxemburgo a 5, según los datos facilitados de momento por estos gobiernos, mientras que Portugal ha aceptado hacerse cargo de 30 personas, no solo del Aquarius.

Oferta solidaria

Desde el Gran Ducado, el portavoz de Exteriores, Thomas Barbancey, consideró que la cifra va acorde con el «pequeño país» que es Luxemburgo y recordó que su Gobierno ya se ofreció a recibir a quince demandantes de asilo del Lifeline, el barco de la ONG alemana homónima, que llegaron allí el pasado 15 de julio.

«Esto se inscribe en nuestra apuesta por la solidaridad, es el momento de ser solidarios y los somos en nuestra medida», agregó el portavoz, quien dijo que en los próximos días el Ejecutivo ofrecerá posiblemente más detalles sobre el asunto.

El barco Aquarius -gestionado por las ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) y SOS Mediterranée- rescató el pasado viernes a 141 personas, entre ellas dos mujeres embarazadas y 73 menores, dos de estos de menos de 2 años. «Todos, por su situación de persecución y violencia generalizada, son vulnerables. Algunos han estado detenidos más de tres años en Libia. No hay una urgencia médica severa, pero muchos están desnutridos y deshidratados», afirmó la consejera de Asuntos Humanitarios de MSF, Hassiba Hadj Sahraoui.

El Gobierno de España atribuyó el acuerdo a su decisión de haber ofrecido un puerto seguro en junio pasado al Aquarius, cuando transportaba 629 inmigrantes, después de que esta nave recibiera la negativa de Italia y Malta para poder atracar en uno de sus puertos.