Nicolas Maduro, abandona de emergencia un acto militar en Caracas - EFE | Vídeo: Maduro pedirá la extradición de los involucrados en atentado (EP)

Maduro presenta cuatro vídeos con la confesión de los detenidos por el «atentado»

El presidente de Venezuela ha acusado al expresidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y al expresidente de la Asambea Nacional, Julio Borges, de participar en la conspiración del ataque con drones del pasado sábado

Corresponsal en Caracas Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Varios de los presuntos autores materiales del atentado han sido capturados y entregados a las autoridades, según ha revelado el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, al presentar unas supuestas pruebas, entre ellas, 4 vídeos con la confesión de uno de los detenidos, el ex militar Juan Carlos Monasterios Venegas.

Mientras el mandatario mostraba los vídeos grabados, la policía secreta, SEBIN, (Servicios Bolivarianos de Inteligencia Nacional) se llevaba detenidos al diputado opositor del partido Primero Justicia, Juan Requesens y a su hermana R. Requesens, presidenta de la Federación de Centros Universitarios. Maduro también acusó al ex presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, de estar en el centro de la conspiración del sábado pasado. También responsabilizó al coordinador nacional de Primero Justicia, Julio Borges, quien se encuentra en Bogotá participando en la toma de posesión del presidente de Colombia, Iván Duque.

En la tarde del sábado 4 de agosto ocurrió un ataque fallido contra el presidente Maduro durante la celebración del 81 aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana en la céntrica avenida Bolívar, donde dos drones explotaron causando siete soldados heridos. El programa de radio y televisión del mandatario venezolano se retransmitió desde el Salón Ayacucho de Miraflores en presencia de los soldados heridos en el rostro. Maduro dijo que las mujeres, a las que calificó de «inteligencia popular», fueron las que capturaron a los cuatro hombres que manipulaban el dron que se desvió y explotó en la ventana de un piso del Edificio Eduardo, cerca de la avenida Bolívar, donde se encontraba la tarima presidencial.

Maduro pidió al presidente Donald Trump que colabore en la extradición de los que planificaron y financiaron la «Operación Fénix» en Estados Unidos y Colombia. Asimismo, afirmó que a los «sicarios» les prometieron 50 millones de dólares para ejecutar el atentado y que enviará a Trump los detalles de los presuntos autores intelectuales.

Maduro dijo que 10 minutos después de producirse el atentado, el ministro del Interior, Nestor Reverol, le informó de que ya habían capturado a los autores. «A partir de ahí se desarrolla una investigación impecable que cuenta con todas las garantías constitucionales para establecer los responsables directos, los financistas, los apoyos políticos nacionales e internacionales a estos criminales».

En su relato aseguró que «eran dos drones criminales de un grupo adiestrado en Colombia. Ya tenemos los vínculos directos de la participación de importantes políticos venezolanos, involucrados en la preparación de estos grupos terroristas». «Con la segunda explosión entendí que se trataba de un atentado en pleno desarrollo y es cuando atiendo el llamado de la Casa Militar para proceder a la evacuación de toda la tarima presidencial. Estaban planificados dos drones explosivos: el primero, que es el que efectivamente explota en la avenida Bolívar y el segundo que es desorientado producto de los mecanismos de inhibición, choca con el Edificio Don Eduardo y explota», añade.

«Paralelamente hay un segundo dron que es levantado por el primer grupo de asesinos a sueldo que van a recibir la más pesada de las penas judiciales que contemple nuestro ordenamiento jurídico», dijo. «Eligieron la avenida Bolívar como el mejor lugar para hacer un atentado de estas características, donde se sabe que es un acto donde asisten el presidente de la República y las altas autoridades. Un acto fijo», señaló. «Este dron, de acuerdo a las investigaciones, sobrevoló por encima del Tribunal Superior de Justicia, recorrió por encima del Centro Empresarial Cipreses y es levantado desde el piso 10 por un grupo de terroristas entrenados en la población de Chinacota», informó.

También mencionó al venezolano Salvatore Lucchese, ex jefe de la Policía Municipal de San Diego en Valencia, quien dio una entrevista a la agencia Reuters en Bogotá admitiendo su colaboración en el complot. El exjefe policial, quien además estuvo preso en el pasado por su papel en múltiples protestas, aseguró que la llamada «resistencia» está difusamente conformada por activistas callejeros, organizadores estudiantiles y ex oficiales militares. La agencia indica que tiene poca estructura formal.

Maduro también involucró al periodista peruano Jaime Bayle, residente en Miami, a quien calificó de «fanfarrón» por revelar que participó en una reunión preparatoria del atentado del sábado.