Daniel Ceballos, en el Ministerio de Exteriores tras ser liberado - AFP

Maduro libera a un puñado de presos políticos para lavar su imagen

Puesta en escena para la excarcelación de treinta y nueve, entre los que no figura Leopoldo López

CORRESPONSAL EN CARACASActualizado:

Nicolás Maduro intenta lavar su derrotada imagen de unas elecciones fraudulentas con la liberación de algunos presos políticos en Venezuela. Sin embargo, el teatro que montó ayer en la Casa Amarilla, sede del Ministerio de Asuntos Exteriores, para otorgar medidas sustitutivas a 39 de los 350 presos encarcelados arbitrariamente, no lo legitima como Presidente.

La Comisión de la Verdad, que preside Delcy Rodríguez, fue la protagonista de la orden de Maduro. Apenas un 10% de los presos políticos fueron puestos en libertad, entre los que no figura el líder de Voluntad Popular, el opositor Leopoldo López. Según la ONG Foro Penal, estas personas habían sido encarceladas en 2014 por «protestar y disentir contra el gobierno chavista».

Delcy Rodríguez junto al Fiscal General, Tarek William Saab, se comprometió a excarcelar progresivamente a los presos políticos. «Estas liberaciones forman parte del camino del reencuentro por la paz de los venezolanos», señaló Rodríguez, al tiempo que aseguró que habrá más grupos de liberados, pero que por aspectos procesales «no se podía hacer todo en un mismo día».

Entre los primeros beneficiados destacan el exalcalde de San Cristóbal de Táchira, Daniel Ceballos, Juan Pedro Lares y Estefany Landaeta. A Daniel Ceballos el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) le otorgó la medida cautelar de presentación cada 30 días y la prohibición de salida del país y de declaraciones a medios y redes sociales.

«Para este grupo de personas, quienes fueron detenidas por distintos hechos ocurridos entre los años 2014 y 2018, fueron (...) otorgadas medidas tales como: libertades plenas, medidas cautelares de presentación cada 30 días y prohibición de salida del país, fórmulas alternativas de cumplimiento de pena, entre otras», dijo el TSJ en un comunicado.

Los detenidos habían sido trasladados ayer alrededor de las 12:00 del mediodía (hora de Venezuela) desde la sede del Sebin (Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional) en el Helicoide hasta el Ministerio. Jorge Rodríguez, ministro de Comunicación e Información anunció: «este viernes comenzará a hacerse efectivo este proceso, a través de la Comisión de la Verdad, que significará beneficios procesales para este grupo de personas que están bajo la acción de los Tribunales de Justicia en Venezuela por delitos tipificados relacionados con violencia política, con acciones contra la Constitución, contra la República y contra la Patria».

Una puerta giratoria

Esta es una liberación a cuenta gotas. El régimen se ha especializado en mantener alta la expectación para que no decaiga el interés colectivo en lo que hace el Gobierno de Maduro. El tema de los presos políticos ha sido una especie de monedita de cambio, manipulada a conveniencia para mantenerse en el foco internacional.

La medida ha sido una «puerta giratoria», entre unos que salen y otros que entran a la prisión. No hay una lista definitiva. Los presos políticos van y vienen. El chantaje que ha ejercido el régimen carcelario ha sido grotesco e inmoral. Pese al anuncio de la liberación, no hay un decreto o ley de amnistía que ampare el anuncio.

Según Alfredo Romero, director del Foro Penal, actualmente existen 357 presos políticos en Venezuela, más de 7 mil tienen medidas cautelares, 12 se encuentran con boletas de excarcelación y 799 civiles han sido presentados ante tribunales militares.

Se esperaba que la medida beneficiara también a Leopoldo López, exalcalde de Chacao, que ha sido condenado a 14 años de prisión por rebelión e instigación a la violencia. Pero su inocencia ha sido ratificada por la Fiscal general Luisa Ortega Díaz, destituida hace un año por el actual régimen. El exalcalde tachirense ha sido compañero de celda y de partido con Leopoldo López, fundador de Voluntad Popular, en la cárcel militar de Ramo Verde. Su caso es común con el resto de los presos políticos, que ha sido inocente de los cargos de rebelión que se le imputan.

Intervención de Zapatero

Detrás de esta liberación ha estado influyendo el expresidente de España José Luis Rodríguez Zapatero, que fue a Caracas el pasado 20 de mayo para observar el proceso de la reelección presidencial de Maduro para el período 2019-2015. Los comicios no han sido reconocidos por la oposición venezolana ni gran parte de la comunidad internacional.

Entre los consejos de Zapatero figura la liberación de presos políticos para lavar la cara de Maduro. Pero no los liberan del todo porque a Leopoldo López lo mantendría inhabilitado políticamente impidiendo su participación en las próximas elecciones.

Otro concejo de Zapatero es el diálogo. Maduro considera que el diálogo es «el único camino para avanzar a la prosperidad», dijo cuándo anunció la liberación de los presos.

«Tiendo mis manos para transitar el único camino que necesita Venezuela, el camino del diálogo, del acuerdo, del trabajo, del patriotismo, de la defensa verdadera de los intereses del pueblo para poder avanzar todos juntos hacia la Venezuela prospera», expresó el jefe de Estado, a través de su cuenta en Twitter.

Para el diálogo Maduro convocó a los cuatro gobernadores de la oposición para que sirvieran de «garantes» de los presos políticos liberados. Se reunió el pasado jueves en Miraflores con los gobernadores de Mérida, Ramón Guevara; Táchira, Laidy Gómez; Anzoátegui: Antonio Barreto Sira y Nueva Esparta, Alfredo Díaz.

La gobernadora de Táchira, Laidy Gómez, aclaró que no se trata de un «canje de presos». «Planteamos que no vinimos a canjear a presos políticos, es decir, que no era soltar a unos y apresar a otros. Por eso nosotros reiteramos el cese de la persecución política», sentenció. «Nosotros somos los garantes de que estas liberaciones se materialicen, somos los garantes de que no existan distorsiones en el proceso», finalizó.