Maduro cierra en 2017 casi 50 medios de comunicación libres en Venezuela

Denuncian que el Gobierno chavista asfixia a los pocos críticos que aún siguen funcionando

CaracasActualizado:

Los medios de comunicación libres están sufriendo nuevos embates del chavismo, con la exclusión la semana pasada de la parrilla venezolana de los canales colombianos RCN Televisión y Caracol Televisión por orden de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel). En los últimos meses, este ente también suprimió la señal de los canales internacionales CNN en Español, NTN24, Todo Noticias e Infobae de Argentina. En este contexto, un grupo de periodistas se manifestaron el sábado en Caracas contra la decisión de Conatel de cerrar también la señal a dos emblemáticas emisoras de radio de la capital venezolana, 92.9 FM y Mágica 91.1 FM, en el aire desde hace más de tres décadas.

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa en Venezuela lleva un registro de al menos 49 medios de comunicación cerrados en el país durante 2017, según informó el presidente de esta organización, Marco Ruiz, que también rechazó el cierre de las mencionadas emisoras privadas. «Hemos registrado el fin de al menos unos 49 medios de comunicación», señaló Ruiz durante un encuentro con periodistas el pasado sábado en la sede de Radio Caracas Radio (RCR), informan Efe y Afp. De esos 49 medios, 46 son emisoras y tres son canales de televisión.

«Estamos llegando a una fase muy avanzada en términos de control de la opinión»

El líder de este sindicato de la Prensa cree que el Gobierno chavista aplica «una política sistemática de asedio y asfixia de todos los espacios que aún permiten la libre expresión y el ejercicio de la crítica y la disidencia». La secretaria general del Colegio Nacional de Periodistas (CNP), Delvalle Canelón, subrayó por su lado que «estamos llegando a una fase muy avanzada en términos de control de la opinión».

Las emisoras 92.9 y Mágica 99.1 salieron del aire el viernes en la noche y sus directivos, así como portavoces de la oposición, denunciaron que se trata del cese definitivo de sus transmisiones por la no renovación de las concesiones por parte del Gobierno. La medida, condenada además por el Colegio Nacional de Periodistas (CNP) y la ONG Espacio Público, ha sido considerada como «arbitraria», «ilegal» y «violatoria de los derechos humanos».

El director de la 92.9, Jaime Nestares, consideró que esta acción acometida por Conatel evidencia «que la democracia en Venezuela involuciona» y «de alguna manera el totalitarismo sigue avanzando», por «lo que está en peligro» la libertad de expresión. Sin embargo, Nestares confió en que pronto pueda volver al aire la emisora. La información no había sido confirmada oficialmente por el organismo estatal, pero Jaime Nestares aseguró que el viernes por la noche llegó una comisión de Conatel que le pidió cesar las transmisiones.

La exfiscal Ortega

El fin de las emisiones de estas cadenas ha sido condenada por la exfiscal general Luisa Ortega y opositores como Henrique Capriles, María Corina Machado y Tomás Guanipa. La exfiscal Ortega -quien tras ser destituida huyó a Colombia el pasado 18 de agosto- aseguró desde Bogotá que los sistemas democráticos necesitan medios de comunicación libres, al tiempo que rechazó el cierre forzoso de radios y televisiones porque «no contribuye a la paz». «Las democracias requieren medios de comunicación libres. Sacar del aire emisoras y canales de televisión no contribuye a la paz», escribió en Twitter. En otro mensaje la exfuncionaria expresó su «apoyo solidario a los periodistas y demás trabajadores de los medios de comunicación de Venezuela que luchan por informar sobre la verdad». Vinculada al chavismo aunque en los últimos meses se distanció del Gobierno de Maduro, Luisa Ortega ha denunciado la ruptura del orden constitucional en Venezuela.

El diputado opositor Tomás Guanipa manifestó en la misma red social que «Conatel cierra 92.9 y toma la señal Radio Corazón Llanero. Este Gobierno sigue censurando y acaba con una de las emisoras más emblemáticas de Venezuela». En otro mensaje, el parlamentario opositor manifestó que con cada emisora que sale del aire «dejan sin sustento a decenas de trabajadores en la peor crisis económica del país». Ante esta situación, la dirigente opositora María Corina Machado afirmó en Twitter que «el silencio es la puerta de la servidumbre. Callan la radio; que grite la calle».