Venezuela

Maduro anuncia que cuatro niños venezolanos viajarán a Cuba para recibir trasplantes de médula ósea

La semana pasada seis niños fallecieron en el Hospital J.M de los Ríos, de los cuales cuatro de ellos necesitaban trasplante de médula ósea

Actualizado:

Cuatro niños viajarán a Cuba para recibir un trasplante de médula ósea, según ha anunciado el chavista Nicolás Maduro la noche de este viernes desde el palacio presidencial Miraflores. La información la dio a conocer el presidente venezolano después de que cuatro niños fallecieran la semana pasada en el Hospital J.M. de los Ríos, ubicado en Caracas, y que necesitaban un trasplante de médula ósea. Los niños que murieron formaban parte de un grupo de 30.

«Cuatro niños irán a Cuba para ser operados con su trasplante de médula ósea. Siempre solidaria Cuba, se ofreció a prestar atención hospitalaria, y con el favor de Dios serán sanados», ha dicho Maduro al tiempo que agradeció al gobierno cubano. Además informó que se llevará a cabo el Plan Integral de Atención a las Víctimas de la Guerra Económica.

Tras la muerte de los niños en el centro médico, la población, y en especial los representantes del sector de la sanidad, se han organizado para manifestarse a las afueras del Hospital J.M de los Ríos. Una concentración en la que han exigido a la Fiscalía que se abra una investigación al hospital que, según denuncias de enfermeras y pacientes, no cuenta con medicamentos, equipos médicos, ni insumos.

En ese sentido, también han pedido a la Cruz Roja que responda por la ayuda humanitaria que llegó al país a mediados de abril y que debía ser entregada a pacientes crónicos y que están en riesgo de perder la vida debido a la acuciante crisis económica y sanitaria que ha golpeado al país desde hace 10 años.

El argumento del régimen venezolano es que por el bloqueo a Venezuela, que ordenó la administración de Donald Trump a finales de enero, los niños que necesitan un trasplante no pueden ser enviados a Italia, uno de los países que -hasta finales del año pasado- mantuvo convenios con la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) para que los pacientes fueran operados.

Sin embargo, la causa de que se rompieran esos acuerdos subyace en una millonaria deuda que tiene el régimen de Maduro con el gobierno italiano, y que data desde hace mucho antes de que Estados Unidos sancionara y bloqueara los fondos de PDVSA, después de que Juan Guaidó asumiera la presidencia interina el 23 de enero y tomara el poder de Citgo, la filial petrolera y el activo de Venezuela más importante en el extranjero.