Nicolás Maduro, acompañado por el ministro de Defensa Vladimir Padrino, a su derecha, este jueves - REUTERS | Vídeo: Guaidó pide movilización para acabar con «la usurpación»

Maduro amenaza con «cortarles la cabeza» a los conspiradores

El ministro Vladimir Padrino López admite que los opositores «pretenden comprarnos»

Corresponsal en CaracasActualizado:

Caen las máscaras del régimen. Nicolás Maduro amenazó con «cortarles la cabeza» a los conspiradores mientras el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López revela que «pretenden comprarnos» al reconocer que estuvo involucrado en las negociaciones para derrocar al mandatario chavista.

Acompañado del alto mando militar y de un grupo numeroso de unos 2.000 milicianos uniformados, todos desarmados, Maduro puso en escena este jueves en la tarde en el Fuerte Tiuna, sede del Ministerio de la Defensa, su poderío en el ejército.

La demostración televisiva de que el comandante en jefe contaba con músculo militar consistió en dar una vuelta a una calle interna del Fuerte Tiuna y luego saludar a los milicianos arrodillados ante él. Esta consigna de poner «rodilla en tierra», inventada por Hugo Chávez, no es un protocolo militar sino una humillación que está mal vista por los uniformados venezolanos.

En su arenga militar Maduro dijo: «Hay mucha sordera en muchos funcionarios públicos que no quieren escuchar al pueblo. Hay mucha sordera. Hay mucho compañero bueno, hay que reconocerlo, tenemos muy buenos. Pero también tenemos un funcionario que se hace el loco. Y le vamos a cortar la cabeza a quien haya que cortársela para que aprendan a respetar a nuestro pueblo".

Se refirió al levantamiento del 30 de abril que encabezó Juan Guaidó y Leopoldo López junto a 40 militares: «No podrán ni aunque saquen ametralladoras. No podrán con las Fuerzas Armadas. Recuerden, con una mano resistimos y con la otra mano avanzamos. Estudiamos, producimos, gobernamos», dijo Maduro.

Pero el ministro Vladimir Padrino López también declaró a los oficiales en alusión al levantamiento del martes «pretenden comprarnos como si fuéramos mercenarios», reconociendo que estuvo involucrado en las conversaciones para derrocar a Maduro y que a última hora fue abortado.

Destino incierto

Según lo que afirmó Leopoldo López, fundador del partido Voluntad Popular, liberado el martes por los agentes de la policía secreta del Sebin y cuyo jefe fue destituido, las conversaciones con los generales y comandantes de los cuerpos policiales tuvieron lugar hace tres semanas en su casa durante su arresto domiciliario.

Lo que pasó a última hora fue que Padrino López, señalado por Washington en las reuniones conspirativas, habría traicionado a Maduro y a Guaidó con una doble traición que va a traer secuelas. En la conspiración Diosdado Cabello habría jugado un papel determinante al detener la caída del mandatario usurpador por no estar claro su destino, según las fuentes consultadas por ABC.

El mismo Maduro indicó que Padrino «dio un discurso de mucha firmeza, con mucho corazón, denunciado a los que llamó estos idiotas que se creen presidentes», en alusión a Guaidó y Leopoldo López.

El exalcalde de Chacao, Ramón Muchacho, comentó en su página web que «la conspiración echó raíces profundas al más alto nivel, y es fácil entender por qué. Cuando el régimen caiga, Maduro y los cuarenta ladrones irán presos, pasarán el resto de sus vidas tras las rejas. Pero, y esto es clave, algunos se salvarán. Quienes acuerden con los americanos y traicionen/entreguen a Maduro conseguirán condenas reducidas, y mejor trato y opciones de vida para ellos y sus hijos».