Nicolás Maduro muestra las supuestas pruebas del atentado en su contra
Nicolás Maduro muestra las supuestas pruebas del atentado en su contra - Reuters

Maduro abre la «cacería» de diputados de la oposición

El Supremo de Venezuela ordena la detención del opositor, Julio Borges, exiliado en Bogotá

Actualizado:

Levantar la inmunidad a los miembros de la Asamblea Nacional legítima para poder procesar a sus miembros. Esa ha sido una de las primeras decisiones y tareas encomendadas ayer por el presidente venezolano, Nicolás Maduro, a la llamada Asamblea Constituyente, formada por chavistas para hacer sombra a la electa. Tras el atentado frustrado del pasado sábado, el régimen quiere extender la investigación y los procesos judiciales a miembros del Parlamento, controlado por la oposición, en el que supuestamente algunos congresistas habrían colaborado en el intento de «magnicidio».

El mandatario venezolano hizo una declaración en la cadena nacional de radio y televisión en la noche del martes para revelar una complicada trama conspirativa internacional con dos ejes como Colombia y Estados Unidos, desde donde buscaban derrocarle con la denominada «Operación Fénix» para ejecutar un asesinato con dos drones. El proyecto frustrado le está sirviendo como excusa para lanzar otra ofensiva contra los opositores venezolanos y hacer una purga castrense.

El primero en la lista fue Julio Borges, que este jueves el Tribunal Supremo de Venezuela ha ordenado su dentención por el delito de «homicidio intencional». El expresidente del Parlamento, que se encuentra exiliado en Bogotá, estuvo en la toma de posesión del presidente electo de Colombia, Iván Duque. En la serie de videos que mostró Maduro, el sospechoso capturado tras el incidente con los drones (Juan Carlos Monasterios) vinculó a los diputados Julio Borges y Juan Requesens con los hechos de ese día.

Julio Borges calificó de «farsa» el atentado. «Ni el país ni el mundo te creen la farsa del atentado. Todos sabemos que es un montaje para perseguir y condenar a quienes nos oponemos a tu dictadura», escribió Borges en Twitter, dirigiéndose a Maduro.

En otro mensaje, el expresidente del Parlamento le respondió: «Me has acusado de la guerra económica, de la crisis del efectivo, de la hiperinflación, de la escasez generalizada, de trata de blancas. ¿Y ahora de la farsa del atentado? No engañas a nadie. El único culpable de la tragedia eres tú.»

Borges hizo estas declaraciones después de que Maduro difundiera este martes en una conferencia un video en el que tanto Borges como Juan Requesens, otro diputado opositor, son mencionados por Juan Carlos Monasterios Venegas, un militar retirado que se encuentra detenido como uno de los ejecutores materiales del presunto atentado.

Llama la atención que Monasterios en el vídeo aparece confesando con el rostro difuso por la cámara, dando detalles de toda la operación de manera tranquila y sin sobresaltos.

Dentro y fuera del país

Julio Borges es el coordinador nacional del partido Primero Justicia que fundó junto a Henrique Capriles en el 2000, cuando comenzaba la era chavista. En unas declaraciones a ABC definió su partido como de centro en el que militan tanto miembros de la izquierda como de la derecha. Es el primer partido emergente de Venezuela.

Por su parte, Juan Requesens, diputado de Primero Justicia, tiene la doble nacionalidad venezolana y española por sus padres catalanes. Es un joven brillante y vehemente que ha recibido agresiones por parte de los chavistas. Su hermana Rafaela Requesens, presidente de la Federación de Centros Universitarios (FCU), salió en libertad 10 horas después de haber sido secuestrada este martes junto a su hermano diputado.

Mientras se pone en marcha la operación interna contra más miembros de la oposición venezolana, prosigue la campaña de acusaciones contra personalidades en el extranjero. Tanto el presidente Maduro como el fiscal general, Tareck William Saab, solicitaron a Colombia y Estados Unidos la extradición de los supuestos financieros del «magnicidio frustrado».

«Autores intelectuales»

Se trata de Raider Russo y del coronel retirado de la Guardia Nacional Bolivariana Oswaldo García Palomo, quienes residen en Colombia; y de Osman Delgado Tabosky, residente en Estados Unidos.

En los vídeos que presentó Nicolás Maduro el martes por la noche sobre la confesión de los «autores materiales» del atentado del 4 de agosto con los dos drones, aparecen los sospechosos relatando tranquilamente los detalles del complot con los rostros difusos en la grabación. Ninguno de los autores muestra nerviosismo, rabia o dolor por el interrogatorio policial al que habrían estado sometidos después del sábado, sino mucha colaboración para revelar los detalles del ataque.

Tanto Rayder Russo, de 31 años, ex empleado del Ministerio de Educación, y Osman Delgado fueron denunciados como infiltrados por el grupo del policía golpista Oscar Pérez , ejecutado después de su intento frustrado. en febrero.

Maduro mencionó que el dron que explotó cerca de la tribuna presidencial fue manejado desde el Centro Empresarial Cipreses, ubicado en la avenida Lecuna, en una oficina facilitada de manera exclusiva para la operación a una persona identificada como Brayan De Jesús Oropeza Ruiz y Alberto José Bracho, quienes fueron trasladado al sitio junto con los elementos utilizados por una mujer, Yanin Fabiana Pernía Coronel, en un jeep Cherokee de color azul.