EFE

Macron, sobre los chalecos amarillos: «Contra la ultraviolencia, ultrafirmeza»

La represión callejera, inmediata, expeditiva, será acompañada de una política jurídica más dinámica y rápida

Corresponsal en ParísActualizado:

Ante la evolución inflamable y violenta de la crisis de la franquicia de los chalecos amarillos, Emmanuel Macron ha decidido «responder a la ultraviolencia con ultrafirmeza».

Los incendios y violencias del sábado pasado, en París, en varios lugares ultra simbólicos, como la iglesia de Saint-Germain-des-Prés, han decidido al presidente francés de responder con nuevas medidas policiales y jurídicas contra la violencia física y verbal de las nuevas extremas derechas y extremas izquierdas, a la que se están sumando nuevas «familias» de chalecos amarillos «seducidas» por la violencia nihilista.

Ante la callada presión de la opinión pública, inquieta, y la presión verbal de los sindicatos de policías, el presidente de la República ha pedido a su jefe de gobierno, Edouard Philippe, y su ministro del interior, Christophe Castanner, reacciones inmediatas, policiales y judiciales, con el fin de intentar «poner fin» a la propagación de una violencia callejera que no ha dejado de crecer durante las últimas manifestaciones de los chalecos amarillos.

A media tarde de ayer, Christophe Castaner resumió la consigna presidencia con esta frase: «Responderemos a la ultra violencia con la ultra firmeza».

Una hora más tarde, Édouard Philippe anunció el rosario de medidas que el gobierno francés iráponiendo en práctica a partir de las próximas convocatorias amarillas.

De entrada, el ministerio del interior ha recibido la orden de movilizar a un número más importante de gendarmes y anti disturbios, «más y mejor armados» para responder «enérgicamente» a los ataques y violencias nihilistas de los grupúsculos ultra radicales.

La represión callejera, inmediata, expeditiva, será acompañada de una política jurídica más dinámica y rápida:

-Comenzará a crearse un fichero especial de manifestantes violentos o ultra violentos, semejante a los ficheros de los «hooligans» que tienen prohibida la presencia en partidos de fútbol.

-Los manifestantes que oculten el rostro y sean cogidos, infraganti, cometiendo algún tipo de violencias podrán ser perseguidos judicialmente de manera expeditiva, con sanciones duras que pudiera llegar al confinamiento forzado.

-La justicia castigará con más rapidez y severidad los delitos de violencias callejeras.

-Se estudia la persecución de las violencias verbales, de carácter racista o xenófobo, que han comenzado a crecer de manera inquietante.