AFP

Macron se refuerza a la derecha, católica y social

El presidente de la República reúne este miércoles, en el Elíseo, un seminario de trabajo gubernamental, destinado a «fijar» los grandes objetivos políticos del Estado durante el próximo semestre

Corresponsal en ParísActualizado:

Emmanuel Macron refuerza su gobierno a la derecha, católica y social, para afrontar el más difícil de sus proyectos políticos: la reforma del sistema nacional de pensiones y jubilaciones, una «bomba de relojería» que ha contribuido a hundir a numerosos gobiernos desde hace treinta años.

El martes día 3 fue nombrado ministro responsable de la reforma del sistema nacional de pensiones Jean-Paul Delevoye, que lleva veinticinco años trabajando ese problema de inmenso calado, que comenzó a «estudiar» como ministro de la Función pública de Jacques Chirac, presidente conservador, entre 2002 y 2004.

El presidente de la República reúne este miércoles, en el Elíseo, un seminario de trabajo gubernamental, destinado a «fijar» los grandes objetivos políticos del Estado durante el próximo semestre, con una primera «tarea» de fondo: lanzar, al fin, el más ambicioso de los proyectos de la presidencia macroniana… la reforma del sistema nacional de pensiones, bajo la dirección de Jean-Paul Delevoye, que hoy participa en un consejo de ministros, con Macron, tras haber sido ministro con Chirac en el Elíseo, siempre.

Macron y Delevoye tienen algo muy profundo en común: estudiaron en el mismo colegio de jesuitas de Amiens (norte de Francia), «La Providence», donde Brigitte Macron trabajaba como profesora. Allí se forjó su primera identidad moral y cultural, en la disciplina religiosa estricta de la institución.

Cuando el presidente Macron inicia el Acto II de su mandato presidencial, el más delicado y determinante, quizá, refuerza su equipo a la derecha católica y social. Édouard Philippe (jefe de Gobierno), Bruno Le Maire (ministro de Economía y Finanzas) y Gérald Darmanin (ministro de los Presupuestos del Estado), son personalidades históricamente conservadoras, que trabajaron con Chirac y Nicolas Sarkozy. Con Macron ocupan posiciones estratégicas. Delevoye se integra hoy en ese equipo, conservador, católico y social a un tiempo. Le Maire y Delevoye tienen familias muy católicas. Darmanin y Philippe vienen de la derecha social heredera del general de Gaulle y de Chirac.

Antes de ser nombrado Alto comisario de la reforma de las pensiones, Delevoye fue uno de los organizadores de la victoriosa campaña electoral de Macron del 2017. Ascendiendo a ministro, Delevoye está llamado a «pilotar» una reforma contra la que se estrellaron sucesivos gobiernos de izquierda y derecha, desde finales de los años noventa del siglo pasado.

El nombramiento de Delevoye tiene dos dimensiones ultra sensibles para Macron.

El éxito o fracaso de la reforma de las pensiones, será la baza maestra o amenazante de la futura campaña presidencial de Macron, cuando llegue su hora.

Político avezado y muy popular, desde hace más de treinta años, como alcalde, diputado, senador, ministro, conservador, Delevoye será un «comodín» electoral de Macron entre el electorado conservador y católico, que se ha convertido en el «núcleo duro» de su implantación política nacional.