Macron clausura la primera conferencia mundial contra la financiación del terrorismo islámico

72 Estados de cinco continentes establecieron en el seno de la OCDE un conjunto de «buenas prácticas»

Actualizado:

Emmanuel Macron ha clausurado la primera conferencia internacional para combatir la financiación del terrorismo islámico: «Debemos combatir esa amenaza en su raíz primera, a través del tráfico de seres humanos, drogas y armas».

Emmanuel Macron avanzó por vez primera la idea original de la conferencia «No Money For Terror» (Conferencia de lucha contra la financiación de Daesh y Al Qaida) en su discurso a los embajadores de Francia, el mes de agosto de 2017.

Ocho meses más tarde, Macron clausuró la tarde del jueves la conferencia celebrada en la sede parisina de la Organización Internacional para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), haciendo un balance de las proposiciones previstas.

Una primicia mundial

Emmanuel Macron presentó de este modo las conclusiones de la conferencia: «La nueva agenda de París ha comenzado por fijar compromisos fuertes… compartir la información, luchar contra el anonimato de las transacciones, identificación de las fuentes de financiación, anticipación de los usos fraudulentos de las transacciones, compromiso colectivo para defender a los países más frágiles y amenazados».

Miércoles y jueves, los representantes de 72 Estados de cinco continentes establecieron en el seno de la OCDE un conjunto de «buenas prácticas» comunes para luchar financieramente contra el terrorismo internacional.

Existen muchos protocolos y acuerdos bilaterales de lucha financiera contra el terrorismo.

Por vez primera, la OCDE ha fijado un primer marco de un proyecto muy ambicioso de cooperación mundial. Los expertos de 72 Estados y 18 organizaciones internacionales intentarán cerrar un largo proceso de concertación destinado a elaborar un conjunto de «buenas prácticas globales» de lucha común contra el terrorismo.

No se ha fijado un catálogo completo de medidas concretas, fiscales y bancarias. Se trata, en principio, de un conjunto de proposiciones destinadas a sanear y clarificar un problema de inmenso calado mundial.

La conferencia ha contado con la colaboración, formal e informal, de numerosos expertos internacionales, que llevan años denunciando la «ineficacia» de la guerra mundial contra el terrorismo «muy costosa e ineficaz».

Los expertos franceses llevan años denunciando la existencia de un terrorismo «local y nacional», temible por su «eficacia» y «bajo costo». El Estado francés ha invertido sumas considerables en combatir ese terrorismo de origen francés, sin conseguir resultados espectaculares.

Los expertos ingleses y norteamericanos, por su parte, llevan años insistiendo en el «costo financiero creciente» de las operaciones militares internacionales, en muy diversos escenarios (Oriente Medio, Afganistán, África), con resultados «estimulantes» pero todavía «insuficientes».

La conferencia internacional, «No Money For Terror» (Conferencia de lucha contra la financiación de Daesh y Al Qaida) aspira a echar los fundamentos de una lucha internacional de nuevo cuño, con la esperanza de «cortar» o «recortar» una tupida tela de araña, una oscura «galaxia» de redes y conexiones inconfesables destinadas a financiar el terrorismo islamista. Queda por precisar cómo podrán colaborar, y en qué medida, algunos Estados confesionalmente musulmanes de quienes se sospecha que han contribuido a la financiación directa o indirecta de Daesh y Al Qaida.