Lula da Silva, a su llegada al cementerio del Jardim da Colina, en Sao Bernardo do Campo (Sao Paulo)
Lula da Silva, a su llegada al cementerio del Jardim da Colina, en Sao Bernardo do Campo (Sao Paulo) - Afp

Lula sale de prisión para ir al entierro de su nieto

El pequeño Arthur, de siete años, murió de meningitis y será sepultado el sábado. Un grupo de seguidores aplaudieron al expresidente brasileño a su llegada al cementerio y mostraron carteles de «Lula libre»

Corresponsal en Sao PauloActualizado:

El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva recibió un permiso judicial para salir de la prisión en Curitiba, en el estado de Paraná, y viajar a Sao Paulo para participar en el velorio de su nieto de siete años, que falleció el viernes víctima de meningitis meningocócica. Será la primera vez que Lula saldrá de la prisión del que fue preso por corrupción, el año pasado.

El nieto de Lula, Arthur Araújo Lula da Silva, era hijo de Sandro Luis Lula da Silva, uno de los tres hijos del expresidente con la exprimera dama Marisa Leticia. Arthur falleció en el hospital de Batira, en Santo André, de un tipo de meningitis producido por una bacteria que se aloja en las membranas entre el cerebro y la médula espinal. La enfermedad, muy agresiva, es transmitida por el aire y causa inflamación en las meninges.

La jueza Carolina Lebbos, de la 12.ª Corte Federal, autorizó la salida de la prisión y el traslado de Lula, que cumple pena en Curitiba desde abril del año pasado, para participar este sábado del velorio y del entierro en el municipio de Santo André, en la Gran Sao Paulo. Lula fue condenado a 12 años y un mes de reclusión por blanqueo de fondos en el caso de un tríplex frente al mar, en el balneario paulista de Guarujá.

Lula recibió la información de la muerte del nieto a través de una llamada de su hijo Sandro Luis, que tuvo autorización de la Policía Federal para conversar con él por teléfono.

A su llegada al cementerio, el expresidente fue aplaudido por cerca de 200 personas que lo esperaban en la puerta del cementerio y que le transmitieron mensajes de solidaridad. Pese a que los militantes se abstuvieron de manifestaciones políticas más expresivas, algunos gritaron o exhibieron letreros con el eslogan «Lula libre», informa Efe.

La nota lamentable la dio el diputado Eduardo Bolsonaro, uno de los hijos del actual presidente, Jair Bolsonaro, que se burló de la tragedia, al decir en su Twitter que era la oportunidad para que el izquierdista posase como «pobrecito». Tras las críticas por el comentario infeliz, el hijo de Bolsonaro borró el mensaje.

«Lula es preso común y debería estar en una cárcel común», escribió Eduardo. «Cuando el pariente de otro preso muere, él también será escoltado por la PF para el entierro?», preguntó el hijo del presidente. La ley brasileña permite, sin embargo, que los encarcelados salgan temporalmente de la prisión en el caso del fallecimiento de un pariente cercano.

El gobernador de Paraná, Carlos Massa Ratinho Junior, cedió el avión oficial, atendiendo a la solicitud de la Policía Federal. El político destacó que la decisión, además de ser una petición de la policía, era un gesto de humanidad.

En diciembre, cuando falleció Genival Inácio da Silva, el hermano mayor de Lula, la corte prohibió que dejase la prisión para participar del velorio y del entierro. Conocido como Vavá, el hermano de Lula murió de un cáncer en los vasos sanguíneos. En esa ocasión el presidente de la Corte Suprema, José Antonio Dias Toffoli, intervino y liberó la ida de Lula al velatorio, pero la decisión fue confirmada cuando Vavá ya era sepultado.