Carmen de Carlos - EN FOCO

López Obrador y Maduro

AMLO mejor haría en ocuparse de los vivos que su socio está exterminando que volver con la historia de los muertos de hace 500 años

Carmen de Carlos
Actualizado:

La historia se repite y como suele ser habitual, lo hace en capítulos menores. La pasada semana, una vez más y quinientos años después, la conquista de América volvió a ser noticia y no porque algún reino o avezado navegante, haya puesto su bandera en territorios desconocidos.

En esta ocasión, un presidente de América (más bien del norte) rescató del viejo baúl de los rencores, absurdos, la lanza del reproche, con exigencia de perdón, al Vaticano y a España. La ocurrencia de Andrés Manuel López Obrador, precedida hace varios lustros, con palabras similares, por Hugo Chávez, Evo Morales y el resto del club bolivariano (Axel Kicillof hablaba de «espejitos de colores» en la intervención y posterior expropiación de Ypf a Repsol) desató un terremoto en el nuevo y el viejo mundo.

Mientras el presidente de México insistía en rescatar los renglones torcidos de una historia antigua, que es la suya, el régimen de Nicolás Maduro seguía –y sigue– su carrera meteórica a la autodestrucción o fundido en negro de Venezuela. Maduro lo hace apoyado por López Obrador que parece no tener escrúpulos, ni piedad, con los muertos y torturados del régimen.

Venezuela sigue, entre tinieblas, con un presidente virtual en las sombras amenazado de muerte (Juan Guaidó) y otro sentado en el trono del poder, dispuesto a quemar las naves, propias y ajenas, con tal de no ser derrocado. Los seis años de terrorismo de Estado, ejercido desde el Gobierno del elegido de Chávez, suman más de cien mil muertes violentas. En las dos décadas de «revolución bolivariana» que padece el país, el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) registró más de trescientas mil personas asesinadas. Briceño León, director de esta ONG, recordaba recientemente: «En 20 años lo que hemos tenido es una tendencia creciente de los homicidios, especialmente los catalogados como resistencia a la autoridad» donde se incluyen aquellos, «sin juicio y sin condena que mueren a manos de la Policía».

AMLO, siglas por las que se conoce al presidente de un país responsable de sus propias miserias, mejor haría en ocuparse de los vivos que su socio está exterminando que volver con la historia de los muertos, de hace 500 años, que hoy, ya descansan en paz.

Carmen de CarlosCarmen de CarlosCorresponsalCarmen de Carlos