Momento del accidente entre Bukele y López Obrador
Momento del accidente entre Bukele y López Obrador - AFP

López Obrador golpea accidentalmente a Bukele y este bromea diciendo que gobierna «con puño de hierro»

Ambos se encontraban cerca de la frontera mexicana con Guatemala, donde firmaron un acuerdo agrario entre México y El Salvador

Actualizado:

Con poco más de dos semanas en el cargo, el nuevo presidente de El Salvador, Nayib Bukele, no deja de protagonizar titulares en la prensa. Si en estos 21 días los medios han centrado su atención en su particular forma de gobernar a través de Twitter, ahora ha sido un pequeño accidente ocurrido ayer durante un encuentro en Chiapas (México) con su homólogo mexicano, Andrés Manuel López Obrador, lo que ha vuelto a poner el foco sobre él, si bien esta vez la «culpa» la ha tenido su anfitrión.

El momento en cuestión tuvo lugar cuando, en cierto punto de la visita, que tenía como motivo la firma de un acuerdo agrario entre ambos países, López Obrador tiró bruscamente del brazo de Bukele en el posado ante los fotógrafos, lo que resultó en un golpe accidental en la cara del salvadoreño.

Mientras que López Obrador ignoró por completo el golpe –se desconoce si se dio cuenta o no–, Bukele bromeó a posteriori diciendo que el mexicano gobernaba con «puño de hierro» en Twitter. «Eso me pasa por llamarle "cabecita de algodón". En realidad, AMLO sintió la potencia de mi barba en su puño», añadió en otros dos mensajes distintos. Hasta ahora, Bukele no ha recibido respuesta del presidente mexicano.

El accidente entre los dos presidentes no empañó el encuentro, en donde ambos se elogiaron mutuamente. Momentos antes, Bukele había destacado de López Obrador que era «un hombre que quiere lo mejor para México y cuyo único interés es dejar un legado». El mexicano, por su parte, no fue menos y dijo que era «un extraordinario servidor público y político».

El proyecto que ambos acordaron, llamado «Sembrando vidas», incluía una transferencia directa de 30 millones de dólares para el desarrollo de unas 50.000 hectáreas de tierra, lo que está previsto que pueda llegar a generar unos 20.000 empleos en El Salvador.