reuters
primeras elecciones democráticas en libia

Manifestantes armados se apoderan de los puertos petrolíferos del este de Libia

Los manifestantes, en desacuerdo con la transición Libia, reclaman autonomía para la región

l.de vega
enviado especial a trípoli Actualizado:

Los puertos petroleros de Ras Lanuf, Sidra Harouj y Brega, al este de Libia, se encuentran controlados por manifestantes armados que exigen la autonomía política del este del país y están en desacuerdo con la manera en que se está llevando a cabo la transición. Hombres armados se apoderaron de los puertos el jueves y obligaron a detener los trabajos que se llevaban a cabo en los mismos.

Los manifestantes se quejan del reparto territorial de los 200 escaños de la Cámara legislativa que va a ser elegida en las urnas. Al oeste del país, donde se encuentra Trípoli, le han correspondido cien escaños, sesenta serán para el este, y cuarenta para el sur.

La llamadas al federalismo y la autonomía cada vez se escuchan con más intensidad en una región cuya capital, Bengasi, se encuentra a mil kilómetros de la capital.

La producción de petróleo, para sorpresa de muchos, se había recuperado muy bien tras la guerra civil que vivió el país el año pasado. Antes del conflicto se extraían 1,7 millones de barriles al día y a mediados de 2012 se superaban los 1,5 millones, lo que llevó a las autoridades a dar casi por normalizada la producción. Pero, como consecuencia del bloqueo de los puertos llevado a cabo ayer, las exportaciones de crudo se han reducido a la mitad.

La zona petrolera de Ras Lanuf, Brega y Sidra, que albergan terminales esenciales para la exportación, fueron escenarios clave de la guerra desatada a finales de febrero del año pasado. Si entonces los rebeldes eran conscientes de lo importante que era mantener el control de aquellos puertos y depósitos de combustible, hoy los utilizan como medio de presión sobre el poder de Trípoli para avanzar en sus objetivos federalistas. Estos mismos defensores de la autonomía del este del país saquearon el pasado domingo los locales de la Comisión Electoral en Bengasi.