El periodista Billy Six, en una imagen tomada en 2013
El periodista Billy Six, en una imagen tomada en 2013 - EFE

El régimen de Maduro libera a un periodista alemán, mientras golpea brutalmente a uno polaco

El mismo días que también se pudo conocer que el periodista polaco de Gazeta Wyborcza, Tomasz Surdel, fue golpeado salvajemente por el FAES

CaracasActualizado:

«Por violar zonas de seguridad» estuvo bajo custodia y en el Helicoide, el periodista alemán Billy Six. Quedó preso en noviembre del año pasado y estuvo sometido a huelgas de hambre para exigir su liberación. Este viernes inició otra huelga para recordar su caso y durante la noche fue excarcelado con medidas cautelares de presentación cada 15 días y prohibición de declarar en medios sobre su caso. El régimen venezolano lo acusó de espionaje y rebelión. Six corrió con la misma mala suerte en Siria cuando fue capturado por el ejército sirio y secuestrado durante tres meses en 2012. Al alemán se le acusó de haber entrado ilegalmente al país asiático.

Este mismo viernes, también se pudo conocer que el periodista polaco de Gazeta Wyborcza, Tomasz Surdel, fue golpeado salvajemente por el FAES. El corresponsal extranjero se instaló en Venezuela hace dos meses, en medio del conflicto político del país sudamericano. «Uno ordenó disparar el arma en mi cara. Él, riendo, apretó el gatillo. El arma no estaba cargada. Estaban con pasamontañas, se subieron a su camioneta y se fueron, dejándome golpeado en la vía», relató Tomasz Surdel, citó el SNTP.

El hecho ocurrió la noche de este jueves. Surdel fue detenido, agredido y liberado ese mismo día cuando llegaba a su lugar de residencia, al este de Caracas. «Me golpearon con algo duro, principalmente en la cara. También recibí golpes en la costilla. Cuando terminaron y me sacaron la cabeza del saco, vi el cañón de la pistola frente a mis ojos», sostuvo la víctima.

A finales de enero, tres periodistas de la agencia Efe (dos de nacionalidad colombiana y uno española) fueron detenidos por el Sebin (Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional) y trasladados a «La Tumba», conocido como un lugar de encierro y con condiciones infrahumanas ubicado en el Helicoide. Horas anteriores trascendió que dos periodistas chilenos y dos franceses estuvieron en la misma situación. Los periodistas de Chile y de Francia, fueron deportados y regresaron a sus países inmediatamente al ser liberados.

El miércoles 6 de marzo, fue liberado el periodista estadounidense Cody Weddle, tras quedar detenido por más de 12 horas por funcionarios de la seguridad del Estado. Por esta detención se pronunció desde Juan Guaidó hasta el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, ambos exigieron la liberación del periodista. Weddle fue trasladado al aeropuerto internacional Simón Bolívar para su deportación una vez en libertad.

Persecución contra los periodistas

Desde 2013 hasta 2018, tiempo que lleva el usurpador «gobernando» en Venezuela, se han registrado 2020 ataques a la libertad de expresión, según el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa de ese país.

La censura no solo ha sido una amenaza para los periodistas en la Venezuela de Maduro, también el hostigamiento, la vejación, la intimidación y la criminalidad socava a quienes ejercen el oficio en tiempos de dificultad y opresión. En los últimos dos meses, los profesionales de la comunicación han sufrido ataques brutales y detenciones arbitrarias, mientras que en años anteriores eran frecuentes casos de periodistas venezolanos, ahora el peligro se extendió hacia los corresponsales internacionales.

Tras los bárbaros ataques a la prensa, los organismos y las instituciones que velan por la protección de los periodistas han creado campañas en las redes sociales con el fin de denunciar los atropellos del régimen de Maduro. A través de #InformarNoEsDelito, en Venezuela se rechaza el crimen y la tortura a quienes ejercen el periodismo en un país en conflicto y en donde se ha mermado la libertad de expresión y de pensamiento.

Hasta finales de enero de este año, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) registraba 40 agresiones a la prensa, de las cuales 19 han terminado en detenciones. Pero desde 2013 hasta 2018, tiempo que lleva el usurpador «gobernando» en Venezuela, se han registrado 2020 ataques a la libertad de expresión. Los periodistas trabajan bajo el asedio y la amenaza de grupos armados como colectivos (civiles armados), la Policía Nacional, la Guardia Nacional y el grupo de exterminio Faes (Fuerzas de Acciones Especiales).